1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Eduardo Ángel

Crisis de valores y valores en crisis

Continuar haciendo esfuerzos de inyección de recursos al sistema financiero, subsidios es a mi juici

Eduardo Ángel
POR:
Eduardo Ángel
marzo 15 de 2009
2009-03-15 04:34 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c619b34c272.png

La crisis en los ámbitos hipotecario, financiero, crediticio, productivo y de consumo, para referirme a aspectos de carácter económico, ha venido acaparando la atención de gobiernos y dirigentes y ha dado lugar a planes de recuperación de distinta índole, pero el mercado de valores no parece reconocerlos. A nivel mundial los mismos continúan en fuerte tendencia a la baja. En el último mes, los índices bursátiles registran una disminución cercana al 14%-15 % en los casos del Dow Jones y del S & P 500, en tanto que en Europa su disminución oscila entre el 12%-15% y en Japón bordea el 9%, por mencionar sólo los de las economías más desarrolladas.

La desconfianza en la banca, en los planes de reestructuración de sectores económicos como el automotriz y la disminución generalizada en el consumo que afecta el valor de todas las empresas, representa ya no una amenaza, sino una realidad hostil para el desarrollo del mercado de valores, del que a su turno son protagonistas afectadísimos los fondos de pensiones, hasta ahora fuente de financiación de los primeros, toda vez que representan buena parte del ahorro real de personas y economías.

Por las razones anteriores, continuar haciendo esfuerzos de inyección de recursos al sistema financiero, subsidios y demás apoyos a sectores claves, es a mi juicio, legítimo y sano , ya que en últimas pretende estabilizar el empleo y la producción. El sistema financiero, haciendo un símil, actúa como sistema circulatorio para oxigenar todos y cada uno de los órganos del aparato económico, y sin el primero el segundo no puede funcionar. Considerar, sin embargo, que ello basta para garantizar al mundo un mediano plazo social y económicamente sostenible, es otra cosa, pero su debate abierto aún parecería prematuro.

Desde un aspecto no económico, para Mikhail Gorbachov ha llegado el momento de comprender que sin un componente moral, cualquier sistema está condenado a desaparecer. Para Gordon Brown, la remuneración ejecutiva debe recompensar el trabajo duro y empresarial y no ser el incentivo para la toma de riesgos excesivos. Para Barack Obama ha llegado la era de actuar con responsabilidad. Así pues, si desde lo económico hay crisis de valores en el mercado de capitales, desde una perspectiva integral son los valores empresariales los que se insinúan en crisis.

El mundo requiere claros principios para regir el ámbito empresarial y de negocios, así como una repotenciación de los valores para actuar consistentemente con los primeros. Sin contar casos extremos como los de Madoff y Stanford , en los que principios y valores fueron violados flagrantemente, proporcionándole un golpe bajo, bajísimo a la confianza, también se han evidenciado claras contravenciones en materia de ética y de valores, en no pocas de las empresas financieras y del sector real que hoy atraviesan serias dificultades.

La crisis actual, por demás muy compleja, es en parte el resultado de buscar el crecimiento a toda costa de las aparentes ganancias de las empresas , y de paso los privilegios y prebendas de sus administradores, sin detenerse a pensar el cómo lograrlo. Hemos sembrado vientos y estamos recogiendo tempestades
En el 2009 y venideros, pagaremos con sacrificio la extensa cuenta de cobro originada en los desafortunados sucesos que han venido tejiendo una especie de historia sin fin, pero , a mi juicio, el legado de la crisis será extremadamente rico en enseñanzas e intangibles, que revertidas a los modelos económicos en un marco de principios y valores y en sanas prácticas de negocio, constituirán la base fundamental para volver a generar riqueza y valor económico en términos reales a futuro. 

eduardo.angel@earasociados.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado