1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Eduardo Ángel

Enfrentar la crisis exige entenderla

Plantear hipótesis y soluciones frente a la crisis económica es un deber y una necesidad.

Eduardo Ángel
POR:
Eduardo Ángel
enero 16 de 2009
2009-01-16 12:46 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c619b34c272.png

Mientras que en la Convención de Denver en septiembre pasado, Barack Obama manifestaba que la situación económica estadounidense era confusa, recientemente declaró que la misma está "muy enferma" y advirtió que es susceptible de empeorar. El crudo pronunciamiento del futuro mandatario se origina al conocerse los recortes de empleo del último trimestre del 2008.

Para enfrentar tal situación y dentro de la misma línea que planteara desde el proceso electoral, ha ratificado su plan de generación de 3 millones de empleos mediante un ambicioso programa de obras públicas para reconstrucción de puentes y carreteras. Su meta de nuevos empleos, de alto impacto hace tres meses, hoy es prácticamente similar a la pérdida de 2,6 millones de empleos durante el 2008, lo cual indica que las soluciones previstas se están quedando cortas.

Entre tanto suceden éstos y otros acontecimientos, igualmente preocupantes en países europeos; hacer referencia en Colombia a los posibles efectos de la crisis, aún se considera una exhortación al pesimismo más que un llamado a la prevención. Plantear hipótesis y soluciones frente a la crisis económica no es cuestión de moda, es un deber y una necesidad.

Es preciso estudiar permanentemente el acontecer económico global en todas sus manifestaciones, entenderlo y prever su incidencia en nuestras distintas actividades económicas, así como identificar las medidas y acciones necesarias para combatir a corto y mediano plazo sus desfavorables efectos. México, por ejemplo, desde luego más vulnerable por su intercambio comercial con E.U., está enfrentando la crisis con realismo, tomando importantes medidas, tales como garantía de precios energéticos, créditos a través de banca de desarrollo, adquisición de bienes a las pymes por parte del Gobierno, aceleramiento en programas de infraestructura y otras más, con lo cual espera amortiguar los impactos de la primera.

Desde un punto de vista más conceptual y en un aporte plausible, por significar un esfuerzo para facilitar la comprensión de la actual encrucijada mundial, Editorial Oveja Negra, en su reciente publicación La crisis económica mundial, recoge sucesos, consultas, pensamientos y análisis frente a la crisis, de reconocidos líderes políticos, premios Nobel de Economía y destacados pensadores de talla mundial, las cuales configuran una base interesante para dimensionar la crisis, sus reales orígenes, así como para reflexionar sobre "las reformulaciones requeridas en los paradigmas tradicionales y en la búsqueda de la renovación del pensamiento económico", trascribiendo literalmente las palabras de sus propios editores.

En mi opinión la lectura reflexiva de un documento de su actualidad y de esta naturaleza en particular, ofrece perspectivas valiosas y diferentes de aquellas que se forman únicamente a base del torrente de noticias puntuales y negativas que nos llegan en el diario vivir y que en ocasiones, equivocamente son las que guían decisiones de política.

Retornando al terreno pragmático y al caso colombiano, no deja de sorprender que la única fórmula planteada por el Gobierno para sostener un escaso crecimiento económico de 2 ó 3%, sea la inversión en obras públicas, cuando además de que las actuales obras en ejecución no avanzan al ritmo que deberían, el déficit fiscal probablemente aumentará por menores recaudos, la restricción del crédito externo es evidente, la inversión extranjera es incierta y no existen estímulos para aumentar un consumo interno en descenso, ni políticas laborales que incentiven la creación de empleo.

Apalancar el crecimiento que requiere el país exige estudiar, entender e interpretar cabal y permanentemente el crítico escenario económico mundial, y desde luego una gran dosis de imaginación, sobre la que cabe recordar la cita de Eisntein "en los momentos de crisis solo la imaginación es más importante que el conocimiento".

eduardo.angel@earasociados.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado