1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Eulalia Sanín G.

Juntas directivas de alto desempeño

Eulalia Sanín G.
POR:
Eulalia Sanín G.
abril 03 de 2012
2012-04-03 01:51 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c61c2250c4e.png

En el tema del buen gobierno corporativo, como en el deporte, hay una diferencia importante entre la práctica y el alto desempeño.

La primera será infinitamente mejor para la salud que el sedentarismo, pero el entrenamiento de alto rendimiento es indispensable para conseguir los resultados y llegar a la meta en la mejor forma.

Las diferencias en el enfoque de gobierno se materializan efectivamente en el desempeño de las juntas directivas que guían los destinos de nuestras empresas.

Probablemente, son pocas las compañías colombianas que no hayan discutido y adoptado algún código de gobierno corporativo.

Las organizaciones tienen juntas directivas.

Estas se reúnen regularmente. Hay actas de junta. Pero, ¿qué sabemos realmente del desempeño de estas juntas? ¿Hemos hecho la transición de gobiernos corporativos de forma-apariencia, a liderazgos colegiados, estratégicos y de fondo?

Las crisis financieras de la última década han estado ligadas en gran medida a la falta de desempeño real del gobierno de importantes corporaciones, razón por la cual los estándares internacionales han evolucionado en los últimos cinco años. Un estudio reciente realizado por Prospecta revela que han surgido nuevos temas críticos en el ejercicio de las juntas.

El rol de los miembros independientes, la existencia, estructura y funcionamiento de los comités, el papel del presidente, entre otros, han cobrado una importancia clave en el desempeño de los órganos de gobierno. Los estándares colombianos no están mal; sin embargo, están unos diez años detrás de los de países desarrollados y de Brasil. Por esto, las empresas nacionales que quieran competir en mercados internacionales, en particular si pretenden levantar capital fuera de Colombia, tendrán que revisar su desempeño a la luz de los nuevos estándares globales -más allá de lo que exigen nuestras autoridades regulatorias-.

Lo importante, sin embargo, no es cumplir por cumplir. Encontramos también que al evaluar externamente el desempeño de juntas directivas colombianas frente a los estándares internacionales, se ve una clara relación entre el desempeño de la junta directiva y los resultados empresariales.

Son casi 40 los elementos que distinguen una junta de alto desempeño de una apenas funcional.

Algunos son: En las juntas directivas de alto desempeño los miembros toman decisiones colegiadas en el marco de sus comités de junta y/o en la junta en pleno – no en conversaciones separadas de petit comité. Pasan entre el 60 y 70 por ciento de sus reuniones de junta deliberando, no escuchando presentaciones. Se enfocan en discusiones estratégicas de alto nivel – no en la toma de decisiones administrativas u operativas. Los miembros independientes tienen una responsabilidad formal por su rol, con al menos uno participando en cada comité de junta, y se reúnen a solas con el presidente de la junta al menos una vez al año previendo o discutiendo riesgos que desde su posición identifiquen – no son, en general, los amigos personales ni del presidente de la junta ni del CEO de la empresa-.

Entonces, no es lo mismo trotar que completar satisfactoriamente el maratón. Y en los resultados, se ve la diferencia.

Eulalia Sanín G.

Socia de Prospecta

esanin@prospectanetwork.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado