1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Federico Hoyos
Columnista

Menos paz, más medioambiente

El debate sobre la negociación de paz con Farc y ahora con el Eln, ha agotado buena parte de la agenda política nacional.

Federico Hoyos
POR:
Federico Hoyos
marzo 05 de 2017
2017-03-05 09:24 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

El debate sobre la negociación de paz con Farc y ahora con el Eln, ha agotado buena parte de la agenda política nacional. El resto de la atención de algunos medios de comunicación y de analistas influyentes, se ha centrado en la corrupción. Ambos temas son importantes, no obstante, mientras el país político se fija en estos asuntos, una materia urgente y letal, como es la mala calidad del aire de las ciudades, sigue empeorando, sin que el Gobierno Nacional y el Congreso analicen y presenten soluciones para enfrentar este desafío. Mientras escribo esta columna, Medellín se encuentra en alerta naranja por la deteriorada calidad del aire y ad portas de otra crisis ambiental, como la vivida el año pasado, en la cual el Alcalde de la ciudad tuvo que prohibir la circulación de vehículos durante todo un día.

Hace meses dijimos que la crisis ambiental de Medellín era un campanazo de alerta para el país que demandaba soluciones creativas por parte del Gobierno, puesto que lo ocurrido en la capital de la montaña, podría replicarse en otras urbes de Colombia. Sin embargo, nada ha sucedido: el tema medioambiental, simple y llanamente, no está en la agenda política nacional.

¿Será que Colombia debe vivir una tragedia de grandes proporciones en materia ambiental para que se tomen decisiones de fondo para limpiar el aire que todos respiramos? Datos del Área Metropolitana, indican que 9,2 por ciento de todas las muertes por causas naturales en el Valle de Aburrá, son atribuibles a la mala calidad del aire, una cifra preocupante que ya debería generar políticas de choque para enfrentar este reto; sin embargo, nada pasa, pues la polución es un asesino silencioso que mata, sin el drama generado por los disparos de los ilegales, pero con mayor efectividad.

En cuanto a esto preguntamos, ¿dónde están el debate?, ¿las soluciones? Eduardo Behrentz, experto en sostenibilidad, de la Universidad de los Andes, sostiene que los filtros instalados en vehículos reducen el 90 por ciento de las partículas contaminantes, y que, como tal, esto debería ser una obligación, especialmente para los propietarios de carros con diésel. Es posible que esta no sea la única solución, pero sí contribuya a enfrentar el reto y por lo menos surge como una idea concreta que merece el análisis de los tomadores de decisiones públicas, pues el reloj sigue y los ciudadanos enfermándose.

Urge que el medioambiente y, en concreto, la calidad del aire estén en el centro de la agenda política. Necesario y valioso que se instale la lupa de la opinión pública sobre la corrupción, y también que haya un escrutinio riguroso frente a la implementación de los acuerdos de paz con Farc, pero en medio de todo, abramos un espacio al capítulo medioambiental y busquemos soluciones a una materia que quizás es más urgente que muchas otras discusiones que nos distraen a diario.

Federico Hoyos Salazar
​Representante a la Cámara
contacto@federicohoyos.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado