1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Federico Hoyos
columnista

Priorizar la polución

La prevención de la contaminación debe ser un asunto de prioridad nacional, en especial en planeación urbana.

Federico Hoyos
POR:
Federico Hoyos
noviembre 09 de 2017
2017-11-09 10:37 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

Un reciente estudio de la revista inglesa The Lancet (19 de octubre del 2017), arrojó una conclusión que merece toda la atención y acción por parte de líderes del mundo, tanto del sector público como el privado, y esto es que hoy la polución es la mayor causa de enfermedades y muertes prematuras en el globo.

La polución mata más personas que el terrorismo y las guerras, o que el Sida, la malaria y la tuberculosis combinadas; la polución debe ser abordada como una prioridad global de forma urgente y con acciones contundentes, pues el problema seguirá creciendo y las víctimas serán cada vez más numerosas.

Con el ánimo de no quedarnos en un análisis gaseoso sobre el estado de este asunto en el mundo, ubiquemos la lupa sobre cómo estamos lidiando con este problema en Colombia. ¿Es una prioridad para los líderes del país?

De acuerdo con el más reciente panel anual de opinión de la firma Cifras y Conceptos, los desafíos más importantes para nuestro país en el 2018 son: próximas elecciones, implementación de acuerdos de paz, combate contra la corrupción y el fortalecimiento de la institucionalidad, entre otros. Pero en ninguna parte de la lista de prioridades aparece la necesidad de solucionar el tema la polución. ¿Por qué ocurre esto? Aunque puede haber varias razones, me aventuro a plantear que el problema de la calidad del aire del país –concretamente de nuestras ciudades– no está en la agenda política nacional, y esto, en gran parte, es debido a la sobreexposición y énfasis que el Gobierno Nacional ha hecho frente al acuerdo de paz. Y si miramos este asunto desde los indicadores, resultaría más lógico que antes que la paz, la polución estuviera en el centro de la agenda pública, pues un estudio de Planeación Nacional (2015) expuso que en el país murieron, ese año, 10.521 personas por causa de la contaminación, una cifra superior a la de muertes relacionadas con el conflicto armado. A nivel mundial, según el estudio de The Lancet, en el 2015 nueve millones de personas fallecieron por causas relacionadas con la polución, el 16 por ciento del total de las muertes.

Sin embargo, el problema no se limita a muertes humanas. De acuerdo con el estudio de la revista inglesa, los países de ingresos medios y bajos como Colombia pierden, por causa de la polución, aproximadamente 2 por ciento de su PIB, anualmente. En el país se destinan 20,7 billones de pesos a la atención de enfermedades derivadas de la polución, según el estudio de Planeación Nacional. Una mejor calidad del aire supondría un significativo ahorro para el sistema de salud y, por lo tanto, mejor atención a los pacientes.

La recomendación principal del estudio citado es que la prevención de la polución debe ser un asunto de la mayor prioridad nacional, especialmente en la planeación urbana. Ahora que en Colombia hemos ratificado el Acuerdo de París, se hace necesario tomar decisiones más audaces en esta materia y también solicitar que en el debate presidencial, los candidatos presenten ideas y propuestas para afrontar este tema. La prevención de la polución debería ser un tema más urgente que el acuerdo con las Farc.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado