Opinión
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Federico Hoyos
columnista

Priorizar la seguridad en las ciudades

Resulta refrescante y esperanzador ver lo que la Administración Distrital de Bogotá está haciendo para abordar uno de estos grandes desafíos.

Federico Hoyos
Opinión
POR:
Federico Hoyos
mayo 09 de 2017
2017-05-09 08:35 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c78930d86be.png

A mediados de abril, se llevó a cabo un debate de control político sobre la situación de seguridad de la capital del país. Fue un diálogo interesante, en donde se presentaron los retos de la seguridad en las ciudades de Colombia y, concretamente, los avances de Bogotá en esta materia.

Un estudio de Cadena, Remes y Restrepo, del McKinsey Global Institute titulado: ‘Fulfilling the Promise of Latin America Cities’, presenta datos y diagnóstico que deben llamar a la acción a los tomadores de decisiones en las urbes de esta parte del continente, y en concreto de Colombia. El 80 por ciento de los habitantes de América Latina viven en ciudades; esta parte del continente tiene 198 urbes con más de 200.000 habitantes, que aportan el 60 por ciento del PIB de la región, y de este, el 50 por ciento es aportado por 10 metrópolis, entre las cuales está Bogotá (puesto 6). En los próximos 15 años, las ciudades de América Latina serán las aportantes del 6 por ciento del PIB global, logrando casi el doble del aporte de las de Europa del este, un avance notable. La creciente urbanización supone 6 retos para las capitales: regulación zonal, infraestructura urbana, transporte entre ciudades, seguridad, acceso a vivienda, movilidad y acceso a educación, que deben ser abordados con efectividad si se quiere mantener un crecimiento económico.

Respecto a esto, resulta refrescante y esperanzador ver lo que la Administración Distrital de Bogotá está haciendo para abordar uno de estos grandes desafíos. Según cifras presentadas por el secretario de Seguridad, Daniel Mejía, Bogotá ha tenido una reducción de homicidios del 6 por ciento en el primer año de gobierno del alcalde Peñalosa. Además, se creó la Secretaría de Seguridad y se aumentó el presupuesto de inversión en esta materia en 110 por ciento. En cuanto a cámaras de seguridad, se han instalado 574 nuevas cámaras, y se espera alcanzar 4.000 para el final del cuatrienio.
Entre otros temas innovadores está la inversión de 200 bicicletas equipadas para el patrullaje en las ciclorrutas, lo cual hace parte de una apuesta por incentivar la movilidad sostenible. Sin embargo, Bogotá tiene un notable déficit de policías con 238 por cada cien mil habitantes, mientras el promedio nacional está en 354. Un reto que debe atenderse con urgencia.

Genera esperanza cuando gobiernos como el de Peñalosa, o en el caso de Medellín, Federico Gutiérrez, deciden abordar de frente y sin ambages el tema de la seguridad urbana con un enfoque integral, en el cual se enfrenta el problema con tecnología, inversión social, cultura ciudadana y aumento en los presupuestos de inversión. En un escenario de posacuerdo con las Farc, es probable que los desmovilizados busquen instalarse en las ciudades; ojalá algunos lo hagan para reinsertarse a la legalidad en sociedad, pero otros quizás no tengan los mismos fines, el caso de la desmovilización de las autodefensas lo demostró. Por lo anterior, y teniendo en cuenta el diagnóstico que hace el MGI, es necesario que la seguridad de las ciudades se convierta en prioridad, pues este no es un asunto ideológico, sino económico, y debe ser abordado con rigor técnico y serenidad más que con discursos y argumentos políticos. El caso de la ‘Bogotá mejor para todos’ es prueba de ello.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado