1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Félix Londoño

¡Basta de historias!

Félix Londoño
POR:
Félix Londoño
enero 19 de 2011
2011-01-19 06:11 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9265e939.png

¡Basta de historias! es el título del reciente libro publicado por el periodista político Andrés Oppenheimer. En línea con su subtítulo, ‘La obsesión latinoamericana con el pasado y las 12 claves del futuro’, el texto comienza cuestionando la monomanía, en palabras de Oppenheimer, ‘ceguera periférica’ de buena parte de los líderes latinoamericanos, ahora distraídos mirando en el espejo del pasado con ocasión de los festejos del bicentenario, en lugar de volcar un poco más su mirada en las ventanas del horizonte. Un paréntesis: esto me recuerda el valor simbólico y esencial de la pintura Horizontes, de Francisco A. Cano. El libro cierra con las doce claves del progreso. Cada una de ellas, de manera obsesiva, tiene que ver con los códigos que configuran la llave maestra de la educación, que según la acunemos o no, nos abrirá o cerrará las puertas hacia un futuro más promisorio.
El análisis concienzudo de un total de once casos o maneras como el tema del progreso ha sido abordado en un total de catorce países diferentes en la dispersa pero globalizada geografía del planeta muestra contrastes y claves de norte a sur y de oriente a occidente. Finlandia, Singapur, India, China, Corea del Sur e Israel vs. Chile, Brasil, Argentina, Uruguay, Perú, México, Venezuela y Colombia. Mirarse en el espejo vs. mirar por la ventana. Psicólogos vs. ingenieros. Las vacaciones más largas del mundo. Pescar en la orilla vs. pescar mar adentro. Magos de la economía vs magos de la educación. Entre el ego y la humildad. La profesión de ser un buen maestro. El compromiso de la familia con la educación. Fuga de cerebros vs. circulación de cerebros. Exportando inteligencia. Entre pagar y no pagar por estudiar. Entre participar o no participar en evaluaciones y rankings internacionales. La lengua franca. El papel de la tecnología. Complacencia vs. paranoia. Mientras China enseña capitalismo, en algunos países capitalistas el sistema educativo es estrangulado por la miopía sindical. De la educación a la innovación; y a propósito de innovación, el autor propone inventar un “PIB educativo” que permita medir el estado de la educación de un país y su progreso anual.
Una gran diversidad de imantaciones que hacen de este libro una brújula en la sociedad del conocimiento. Su norte es rutilante: educación y más educación por los cuatro puntos cardinales. Dejando muy claro que la tarea es de todos: Gobiernos, Estados, políticos, empresarios, maestros, estudiantes, instituciones educativas y familia. Es un asunto de verdadera supervivencia, estrategia y prospectiva social. No en vano el tema de la calidad de la educación sigue en la agenda entre los cinco retos del Gobierno para el 2011.
Cualquier Gobierno del orden local o nacional, en cualquier coordenada del planeta, podría tranquilamente adoptar en su hoja de ruta las doce claves del progreso que propone Andrés Oppenheimer en su libro. ¡Basta de historias!
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado