1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Félix Londoño

La ciencia de las regalías

Félix Londoño
POR:
Félix Londoño
agosto 09 de 2011
2011-08-09 02:30 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9265e939.png

 

Con el Acto Legislativo 05 del 18 de julio de 2011 se constituyó el Sistema General de Regalías, se modificaron los Artículos 360 y 361 de la Constitución Política, y se dictaron otras disposiciones sobre el régimen de regalías y compensaciones.

En línea con las demandas de la sociedad del conocimiento, en el Artículo 361 se plantea como uno de sus objetivos la creación del Fondo de Ciencia, Tecnología e Innovación (CT+I).

Se señala que este fondo “tendrá como finalidad la financiación de proyectos regionales acordados entre las entidades territoriales y el Gobierno Nacional”, y para ello contará con una destinación equivalente al 10% de los ingresos del Sistema General de Regalías.

En el Artículo 360 se indica que “mediante otra ley –a iniciativa del Gobierno– se determinará la distribución, objetivos, fines, administración, ejecución, control, el uso eficiente y la destinación de los ingresos provenientes de la explotación de los recursos naturales renovables precisando las condiciones de participación de sus beneficiarios”.

Esta norma deberá hacer trámite antes del primero de enero del 2012, trazando, de paso, el mapa de la destinación pública de parte de las regalías en CT+I.

La ley será determinante para la regionalización de la CT+I en el país. El Acto Legislativo señala “que los departamentos, municipios y distritos donde se adelantan explotaciones o transporte de los recursos tendrán derecho a participar de las regalías y a ejecutar directamente estos recursos”.

Más adelante se indica que será un órgano colegiado de orden nacional-regional el que definirá los programas y/o proyectos a financiar. En la simbiosis entre definición y ejecución, la ley deberá propender por una institucionalidad conducente al fortalecimiento de las capacidades regionales en CT+I, que contribuya de a la solución de sus problemáticas territoriales. Todo esto de forma articulada con lo ya establecido por la Ley 1286 de CT+I.

La aspiración de Colciencias, entidad que se prevé ejercerá la Secretaría Técnica encargada del manejo de la política pública en CT+I, es la de “financiar proyectos de investigación básica, aplicada y de desarrollo experimental, así como proyectos de innovación tecnológica y social, la creación y el fortalecimiento de unidades regionales de investigación, tales como centros de investigación y desarrollo tecnológico, parques científicos y tecnológicos e incubadoras de base tecnológica, entre otros; y programas regionales de formación de talento humano para la investigación, la innovación y la gestión de la CT+I” .

Habrá que sintonizar la cultura vigente del concepto de grupos, estimulada por Colciencias, y apoyados mediante la financiación de proyectos de un tamaño discreto y de corta duración, con la idea de financiar unidades regionales de investigación bajo el concepto de macro-proyectos.

Más allá del Acto Legislativo, los términos en que se promulgue la ley serán determinantes para que la ecuación de ‘regalías para la ciencia’ funcione de forma efectiva y acorde con las expectativas de la comunidad científica. Conviene, por lo tanto, considerar la ecuación también de manera inversa: ‘la ciencia de las regalías’.


Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado