1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Félix Londoño

Educación en ingeniería

Félix Londoño
POR:
Félix Londoño
agosto 21 de 2008
2008-08-21 01:26 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c9265e939.png

Estuvo de visita en Eafit, con ocasión de la celebración de los 30 años de su Escuela de Ingeniería, la doctora Lueny Morell, directora de Innovación Educativa en Ingeniería de Hewlett Packard. La ocasión, más allá del festejo, tenía el propósito de avivar la discusión académica sobre el asunto en mención que es la especialidad de la visitante, y es un tema que ocupa hoy la atención mundial. Señaló la doctora Morell, por ejemplo, que en la actualidad Japón cuenta con la mitad de los estudiantes de ingeniería que tenía hace 10 años.

¿Dónde reside el quid de la problemática sobre la enseñanza en ingeniería? Escuchando a la doctora Morell, me encuentro con una baraja de por lo menos cinco cartas, todas ellas en la categoría de ases: actitud, motivación, innovación en los procesos de enseñanza aprendizaje, formación de doctorado, e investigación.

El mundo es cada vez más tecnológico, es la realidad que encuentran al nacer las nuevas generaciones: rodeados de novedosos dispositivos y de grandiosas obras de ingeniería. ¿Cuál es la actitud de cada ser humano frente a la tecnología que le rodea y frente a la ingeniería requerida para construirla y transformarla? De un lado, están los que la dan por un hecho, los choferes de la tecnología. De otro lado, están quienes la asumen como una obra digna de ser recreada y/o transformada, los ingenieros. Lo cual lleva a la segunda carta, la de la motivación. En la infancia, en la escuela, no basta con enseñar, ante todo hay que motivar y ayudar a construir una actitud de asombro y de ingenio, un verdadero gusto por la ingeniería.

El centro de la discusión gira para la doctora Morell en el tema de la enseñanza y el aprendizaje, y nos invita a renovarnos hacia lo que ella llama 'La educación en Ingeniería para un mundo plano'. De entrada señala que "si nos pusiéramos en la perspectiva del que está aprendiendo enseñaríamos distinto". Es un llamado a repensar la enseñanza en todo su espectro buscando innovar a fondo los programas, sus currículos, y, sobretodo, el proceso de enseñanza aprendizaje, tal que conduzca a una verdadera motivación frente a la ingeniería como posibilidad de proyecto de vida personal y social.

El desarrollo del talento humano es el hilo conductor en el juego de la denominada baraja. Una verdadera motivación ha de culminar en el título de doctor para cada infante que sea tocado por el reto de la ingeniería. En palabras de Morell: "Es finalmente, en el nivel de educación superior, donde está la gente que puede causar un mayor impacto de forma más rápida". Es también el fundamento para la construcción de una capacidad propia de hacer investigación, factor clave para la creación de riqueza y calidad de vida.

flondono@eafit.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado