1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco Barnier González
columnista

¿Competir sin innovación?

El recorte del 42%  propuesto para Colciencias en el Presupuesto de la Nación refleja un panorama desalentador para la innovación en Colombia.

Francisco Barnier González
POR:
Francisco Barnier González
septiembre 12 de 2017
2017-09-12 08:34 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbc5932c2c.png

De acuerdo al Índice Global de Innovación del 2016, Colombia está en el puesto 63 entre 128 países, y los recursos aplicados a la investigación y desarrollo ocupan el lugar 88, alcanzando apenas 0,24 por ciento sobre el PIB (0,71 por ciento del total de actividades de ciencia, tecnología e innovación), mientras que economías desarrolladas invierten más del 3 por ciento del PIB, es decir 20 veces más que Colombia, e incluso países como Brasil lo hacen más de 7, o Argentina más de 5 veces.

El recorte del 42 por ciento propuesto para Colciencias en el Presupuesto de la Nación para el 2018 refleja un panorama desalentador para la innovación en Colombia. Science, una de las revistas más importantes en el mundo de la ciencia, en un artículo publicado el 6 de septiembre pasado, advierte de esta grave situación. Como menciona la corresponsal Lizie Wade, los investigadores pensaban que la paz en Colombia significaría más recursos, pero estos estaban equivocados.

Y si bien el país necesita un ajuste presupuestal ante la realidad económica y fiscal del país, la dramática reducción no muestra más que un abismo entre el discurso y la realidad del Gobierno cuando en el mundo de hoy, la innovación constituye el gran mecanismo de tracción del desarrollo de una nación.

La innovación es un factor estratégico, relacionado con la supervivencia de las empresas en el largo plazo, y es la que responde por saltos de competitividad en la industria, repercutiendo en el aumento de la productividad. De acuerdo con cifras de Colciencias, después de alcanzar un máximo de 430.000 millones de pesos en el 2013, el presupuesto ha presentado una caída sistemática, alcanzando 379.000 millones de pesos en el 2017, para llegar a la catastrófica cifra propuesta de 221.000 millones en el 2018.

Además, la investigación pública es responsable de la mayoría de la investigación básica en el mundo, más del 75 por ciento de toda la investigación básica en economías de alto ingreso y cercana al 100 por ciento en China, 90 por ciento en México y 80 por ciento en Chile.

En los Diálogos de Política Empresarial de la Andi, dedicado al tema de la innovación, se planteó como uno de los grandes retos en el país, generar un ecosistema propicio para los emprendedores con adecuados incentivos tributarios, excelencia en la educación, menores trámites y mayores alianzas público- privadas innovadoras para fomentar el emprendimiento, siendo también apropiado la creación de fondos para I&D, mayor número de laboratorios de investigación y fortalecer las cadenas de valor, entre otros.

El gran desafío está en poder ensamblar estos diferentes componentes de la innovación que constituye el ecosistema de innovación, liderado por una única institución dueña del proceso con recursos ampliados (humanos, financieros y materiales) mediante la creación de una Agencia Nacional de Innovación, que permita consolidar todos los recursos del sector público de ciencia, tecnología e innovación, que, según el Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, fueron cercanos a 2,6 billones de pesos en el 2016, y logre vincular los diferentes grupos de interés público y privados, integrando las diferentes estrategias y los drivers de la innovación. Por supuesto, los recursos se deben aumentar hasta alcanzar niveles internacionales y la financiación del sistema no puede seguir siendo la gran incertidumbre.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado