1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Francisco De Paula Gómez

Parte de la solución, no del problema

Francisco De Paula Gómez
POR:
Francisco De Paula Gómez
noviembre 19 de 2013
2013-11-19 04:38 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c61e9b825fa.png

Pareciera que en estos días de intensos debates políticos todo se ha tornado mucho más difícil, incluso reconocer que quienes hacen parte del sistema de salud, precisamente porque lo constituyen, son con los que hay que contar para buscar soluciones a la crisis.

Parece una constante, que cada vez que algún representante de hospitales, médicos, aseguradores, o industria, o de los pacientes, abre la boca para expresar su opinión, cualquiera que ella sea, o que asisten a las instancias que precisamente la Constitución Política estableció para debatir los temas de su interés y el de su sector, como el Congreso, por ejemplo, es porque ‘quieren ejercer presiones, hacer lobby o atacar las iniciativas que le convienen al país, entre otros’. Si no se puede participar o asistir a los foros legítimamente constituidos en una democracia para eso, ¿qué hacer?

No hay duda de que ciertas organizaciones e individuos actuaron –o actúan– en contra del sistema de salud, sean del Gobierno o del sector privado, y que por ello corren investigaciones y sanciones, pero no puede pensarse que todo el sector de la salud, y quienes allí participan, son rufianes o anteponen su interés particular a toda costa. Eso no es así.

Los actores del sistema de salud tienen la obligación de participar y aportar en la búsqueda de soluciones a la crisis, y ello exige convocarlos, escuchar y construir alternativas conjuntas, entender sus preocupaciones y propuestas.

Los incendios no se apagan ‘echándole más leña al fuego’. Mantener todo lo que tenga que ver con el sistema de salud en una perpetua crónica roja, en en la que muchas veces ya no se sabe qué responde a los hechos y qué no, es absolutamente inconveniente. Serenar los ánimos y buscar soluciones en el sector es clave. Tal vez, el verdadero debate de la reforma de la salud debería empezar desde allí.

Las legítimas preocupaciones que tienen todos en el sistema deben ser discutidas de forma tranquila y ordenada. A pacientes, médicos, hospitales, industria de tecnología médica, les preocupa que se pongan barreras al acceso a tratamientos de calidad; las facultades de medicina, los médicos, los hospitales se preguntan cuál debe ser el modelo de salud; la problemática financiera que agobia a clínicas y hospitales, EPS, cajas, al Gobierno mismo, sin duda, requiere soluciones prontas. Es preocupación general del país cómo evitar la corrupción y la ineficiencia.

Un debate tranquilo y sereno es necesario ahora más que nunca. Y con menos titulares.

Francisco De Paula Gómez

Presidente Afidro

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado