Sensacionalismo técnico | Opinión | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gabriel Rosas Vega

Sensacionalismo técnico

Cuando los análisis se hacen con la intención de llegar a conclusiones preconcebidas y distantes de

Gabriel Rosas Vega
POR:
Gabriel Rosas Vega
marzo 24 de 2011
2011-03-24 03:28 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c621f67a133.png

Con inusitado despliegue, el martes pasado El Tiempo publicó un artículo de Bjon Lombarg, director del Centro de Consenso de Copenhague, cuyo título no puede causar menos que un enorme escalofrío: ‘Una carrera hacia el hambre’. El tema sobre los inconvenientes que en la particular opinión del autor trae el apoyo a la producción de biocombustibles, pues parece favorecer únicamente a la industria, es el centro de la discusión que en tono apocalíptico sentencia como el camino directo a la hambruna del mundo.

En su alegato –que tiene tanto de largo como de ancho– sostiene que los biocombustibles inicialmente fueron defendidos por los activistas medio ambientales como una solución al calentamiento global. Eso ya no ocurre, dice. De igual manera, señala que el respaldo federal de EE. UU. de US$6.000 millones por año a la producción de etanol mediante créditos impositivos, aranceles y otros programas, implica que una sexta parte de la oferta de maíz del mundo se queme en carros estadounidenses. Es suficiente maíz para alimentar a 350 millones de personas durante todo un año. 
Pero, aún más, el respaldo al rápido crecimiento de la producción de biocombustibles contribuyó a un desorden en la producción de alimentos. De hecho, como resultado de la política oficial de EE. UU. y Europa, que incluye metas de producción agresivas, el biocombustible consumió más de 6,5% de la producción global de granos y 8% del aceite vegetal del mundo en el 2010, con respecto al 2% del suministro de granos y, prácticamente, ningún combustible vegetal en el 2004.
Si bien es cierto que existe temor sobre las ambiciosas metas de sustitución de combustibles fósiles a partir de biodiésel y bioetanol, porque pueden representar una amenaza para la seguridad alimentaria, la verdad es que los últimos informes de la FAO sobre este aspecto indican que los biocombustibles se han convertido en una fuente de demanda significativa de cereales y, aunque algunas evidencias sugieren que han tenido algún impacto sobre los precios de los alimentos, no es cierto que esta opinión sea generalizada y que esto implique necesariamente una amenaza a la seguridad alimentaria. Esta aseveración va en dirección de respaldar el punto de vista de entidades muy serias que argumentan que los biocombustibles atraen inversión en el sector agrícola, produciendo un impacto positivo en la productividad y el desarrollo rural. Es más, adicionalmente se menciona que, al contrario de representar un riesgo sobre otros cultivos, la producción de insumos para esta actividad tiende a generar un impacto positivo sobre los mismos.
Cuando los análisis se hacen con la intención de llegar a conclusiones preconcebidas y, por tanto, distantes de la plena verdad, los parámetros tomados como referencia son, por lo general, sesgados o débiles en relación con los que conforman el conjunto. Este es el caso del escrito que nos ocupa. Por qué, por ejemplo, no menciona para nada el impacto de la demanda incrementada de cereales de China, India y otros países en desarrollo; o por qué ninguna alusión hace sobre el tema político en plena efervescencia en los países productores de petróleo.
Tonificante resulta el punto de vista de Krugman cuando dice que muchos de los que leen sus escritos no parecen entender el poco papel que juega el precio de los productos primarios en la determinación del precio general al consumidor. Esta opinión es tan válida como la que le atribuye a Gore –ahora no respalda el etanol...

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado