1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gilberto Caicedo Gardeazábal
columnista

Por qué Petro sería presidente

En la prematura carrera presidencial, la exagerada cantidad de ‘candidatos’ presidenciales viene allanando el camino a Petro. 

Gilberto Caicedo Gardeazábal
POR:
Gilberto Caicedo Gardeazábal
enero 19 de 2017
2017-01-19 08:36 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c62deb4e131.png

El peligroso populismo socialista o de extrema derecha tiene cabida cuando los sistemas políticos y económicos tradicionales no responden a las necesidades que emergen de la desigualdad, desempleo o de la flexibilización monetaria y laxitud tributaria que facilita la acumulación del capital en pocos agentes privados.

Ahora preocupa que la victoria del ‘Brexit’, el entusiasmo que despertó en campaña el presidente Trump en Estados Unidos o el latente vigor nacionalista en Europa estén ocultando xenofobia por aquella aprehensión que tienen algunos segmentos de estratos medios y bajos hacia los inmigrantes. También se percibe resistencia mundial a la inevitable pérdida de identidad cultural y a la transformación de las dinámicas económicas que la globalización trae consigo.

En Latinoamérica, desde épocas como la peronista en Argentina, nuestros pueblos, en su angustia económica e impotencia para poner en cintura la corrupción de las élites, buscan cambios radicales a través de cualquier personaje que exprese de manera vehemente su animadversión hacia el establecimiento. El problema con esto no es el legítimo interés del pueblo por conseguir los cambios que el sistema necesita, sino que este interés es secuestrado por personajes peligrosamente carismáticos, mediáticos y prolíficos en discursos emotivamente disruptivos, provocadores y casi siempre incendiarios.

Como resultado de este tipo de liderazgos en nuestros inequitativos y altamente corruptos países, hemos visto cómo desde hace 17 años el chavismo postró a Venezuela y, durante 12 los Kirchner a Argentina, empeorando aquello que demagógicamente pretendían solucionar. El problema en Colombia es que este populismo está siendo alimentado desde orillas opuestas, lo que viene fracturando aún más a la sociedad, sumado a que el sistema político tradicional se ha atomizado en tantas vertientes que las minorías populistas de izquierda y derecha ahora recogen más seguidores y entusiasmo.

Los responsables de la inevitable llegada al poder de estas corrientes demagogas, no son ellas por sí mismas, ni la imposibilidad del pueblo para resistirse a su manipulación, sino la ambición de poder e individualismo que el liderazgo político tradicional viene demostrando, y su incompetencia para converger sus ideales políticos en máximo dos candidatos fuertes. Esto facilitó la llegada de Gustavo Petro a la alcaldía de Bogotá en el 2012, ya que los Luna, Galán, Parody, Castro y Peñalosa se resistieron a ceder sus ambiciones políticas bajo un solo candidato. Ahora, en la prematura carrera presidencial, la exagerada cantidad de ‘candidatos’ presidenciales viene allanando el camino a Petro, esta vez hacia la presidencia.

El antidemocrático desprecio de algunos aspirantes a la presidencia hacia sus partidos será evidente porque no buscarán fortalecerlos y evitarán ser convocados a consultas internas bajó el discurso de su aparente independencia política. Por tanto, los partidos políticos tradicionales, por su incapacidad de repatriar corrientes disidentes como el Partido de la U y Cambio Radical en el liberalismo, o encauzar las emancipadas y autárquicas corrientes en el conservatismo, serán los culpables de ver a Petro como presidente de Colombia y posteriormente a uno de corte radical del Centro Democrático.

Gilberto Caicedo Gardeazábal
Consultor
consulting@caicedoasociados.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado