1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gilberto Caicedo Gardeazábal

Rosas para la agricultura

Gilberto Caicedo Gardeazábal
POR:
Gilberto Caicedo Gardeazábal
abril 06 de 2014
2014-04-06 11:24 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c62deb4e131.png

El debate agrario fue enriquecido muchas veces desde la contundencia de un análisis serio y riguroso por un hombre de carácter recio que nunca desfalleció ante los ceños fruncidos que provocaron muchos de sus comentarios, y cuya nobleza estuvo representada en el evidente anhelo que alimentó durante su vida para ver fortalecido el sector de sus entrañas.

Reiterativo fue el desafío que este hombre le planteó al país para que dinamizara los mecanismos e instrumentos de la política pública para el sector agrario, y cuya vulnerabilidad precisaba al detalle cuando analizaba los embates de la globalización que necesariamente emprendió Colombia, justo después de su paso como Ministro de Agricultura.

La urgencia de adoptar un modelo más intervencionista, decisivo y visible para el ramo agropecuario, y que recalcó en diferentes espacios, estuvo fundamentada en esos principios, que profesó con ferviente admiración, de John Maynard Keynes, publicados en la Teoría general del empleo, el interés y el dinero. Esto le costó duras críticas de ilustres seguidores de una escuela que promueve el mercado como el mejor asignador de recursos. Pero a estos el tiempo les ha venido cobrando su equivocación cuando pretenden, también, negarle a la fuerte distorsión del mercado su calidad de ser un factor esencial para el planteamiento de nuestra política agrícola.

Así como la vida de este galanista, adherente al pensamiento de Lleras Restrepo, contertulio del también exministro Juan Camilo Restrepo, fue enriquecida por el sector agropecuario, el agro colombiano se benefició, del mismo modo, de una persona valiosa que hizo visibilizar aún más la necesidad de aliviarle los efectos de las distorsiones del mercado mundial de alimentos, que vienen provocando las grandes economías desarrolladas.

Ahora, la Misión Rural, que conformó el actual Gobierno con los más prestigiosos expertos, debería retomar algunas de las consideraciones del exministro, en la búsqueda de un nuevo derrotero para el sector, como la urgencia en la diversificación de la oferta exportable, la protección al campesinado y el diseño geográfico de la política estratégica. Fue reticente a cualquier sistema de control de precios, independientemente de la coyuntura que lo llevara, a él mismo, a implantar precios de sustentación en su ministerio.

El desempeño del campo en las últimas décadas ha sido tan pobre que el eje programático no puede ser otro que el volcamiento real de las prioridades del establecimiento, tendientes a subsidiar y financiar elementos cruciales de la producción y comercialización tales como: la tecnificación de los cultivos, insumos y maquinaria, transporte y almacenamiento, y la capacitación y construcción de competencias laborales del agroempresario y labriego.

También es apremiante la inserción de la academia en una investigación vinculada directamente al productor, la promoción integral de cadenas y demás formas asociativas que mejoren el ejercicio de un proyecto productivo en el campo, y el ordenamiento de las disposiciones legales referidas a la tenencia y el aprovechamiento de la tierra.

Gabriel Rosas Vega se ha marchado. Rosas para la agricultura, honor a su legado.

Glberto Caicedo G.

Analista y consultor corporativo

gcaicedog@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado