1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

Escasez o abundancia

Elige amarte sin límites, aprende a recibir, a soñar con lo mejor y a atraer lo; la abundancia está lista para ti. 

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
agosto 16 de 2018
2018-08-16 09:28 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

El sicólogo estadounidense Adam Grant, en su best seller ‘Dar y recibir’, asegura: “Los más generosos ganan menos dinero y tienen más riesgo de ser víctimas de abusos. Un mal donante se muestra en exceso atento, confiado y dispuesto a sacrificar sus intereses en beneficio de otros”.

Según Grant gana un 14% menos de dinero, presenta el doble de riesgo de ser víctima de crímenes y es un 22% menos influyente que los demás. Es que al no saber regalar a alguien el propio dinero, tiempo o conocimiento, te pones a su servicio y buscas a cambio que te quieran por no amarte lo suficiente. El receptor recibe la dádiva, puede creer que debes ayudarlo siempre y si es ingrato te sientes mal. Saber ayudar no es fácil y se suele hacer con una mentalidad de carencia y no de abundancia.

Hay dos modos de vivir en relación con lo material: eliges enfocarte en la abundancia o estar programado para sufrir en la carencia. Lo serio es que terminas creando según crees y que el universo responde a lo que piensas, sientes y atraes por no saber merecer. Algunos están mal económicamente condicionados por esta frase: “Los ricos no entrarán al reino de los cielos”. No creo que Jesús lo dijo. Otros sufren con poco porque decretan sin cesar: “Soy pobre, soy un fracaso, lo que consigo nunca me alcanza, el dinero es malo y corrompe”. Y abundan los ingenuos que en un credo dan parte de su salario mínimo para que su ambicioso pastor nade en dinero y lujos. Todos viven con estrechez en un mundo de abundancia infinita en el que hay de sobra para todos. Por eso, abre tu corazón a la abundancia y repite sin cesar: “Merezco todo lo bueno, me llega y me sobra”. Obvio, no te contentes con decretar, hay que actuar.

Das un salto cuántico en tu vida cuando identificas y borrar viejos paradigmas que te limitan. Vienen de muy atrás, de padres y educadores que los recibieron de los abuelos sin tomar conciencia. Entonces, tu vida rueda una vieja película llena de mentiras, supuestos y falsas creencias que se sostienen como ciertas. Un ejemplo simple es creer que es mejor tener poco que sufrir con mucho o que con poquito me basta. Las culturas, los sistemas y las religiones mantienen esas creencias por su propia conveniencia. Por eso es sabio viajar hacia atrás y recordar lo que se grabó en tu mente y que te condiciona.

Cancela ideas erróneas porque te frenan para dar lo mejor. Para un niño sus padres son dios y lo que afirman son “mandatos paternos” que se siguen, aunque sean horribles o bloqueadores. De niño eras una esponja que absorbía todo de modo ingenuo; toma conciencia, borra los condicionamientos y tendrás alas para volar muy alto y tener más de lo necesario.

La naturaleza es el reino de la abundancia, créelo y borra ideas de escasez. Hay unas 80.000 variedades de arroz y unas 150 de frijol. Solo en México se conocen 84 clases de maíz y se habla de más de 30.000 de trigo. La lista es interminable en variedad de plantas, flores, frutos y animales vertebrados o invertebrados, aromas, texturas, formas y colores. Todo eso es abundancia, sé consciente de eso y de cómo nos han educado con frecuencia para sufrir en la escasez y no saber recibir ni merecer. Amar no es solo dar. Elige amarte sin límites, aprende a recibir, a soñar con lo mejor y a atraerlo, porque la abundancia está ya lista para ti. No le fijes límites y afirma sin cesar: “Gracias, amado Padre, me abro a recibir todo lo mejor y a disfrutarlo; la abundancia llega a mí en todos los campos”. En su libro Adam Grant enseña a ser un buen donante y a saber recibir. Esta gratis en PDF, en internet.

Gonzalo Gallo G.
Escritor - Conferencista
charleschaplin@oasisgonzalogallo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado