1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

El arte de reinventarse

La vida nos ofrece un sinfín de oportunidades, si escapas de una prisión que tú mismo construyes.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
septiembre 14 de 2017
2017-09-14 09:18 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Abre las puertas del corazón, ensancha tu mente y despliega tu imaginación. Anímate pensando en tantos caminos que aún no has recorrido: piensa en un reto que nunca has afrontado, en una emoción que jamás has valorado, en una necesidad que nunca has satisfecho. Imagina un paseo que siempre has postergado, un riesgo que nunca has corrido, una pena que a nadie has revelado. Piensa en un rechazo al que nunca te has expuesto, en un gozo que siempre has archivado, una meta que quisieras conquistar.
Siéntate en un lugar tranquilo, escribe lo que quieres hacer, visualiza uno o dos objetivos que deseas alcanzar y no aplaces más tus sueños.

En ocasiones, nos quejamos de que la vida es tediosa y que carece de sentido porque nos encerramos en un oscuro laberinto. La verdad es que la vida nos ofrece un sinfín de oportunidades, si escapas de una prisión que tú mismo construyes: la cárcel de los complejos, los temores, las dudas, la falta de riesgo, las ideologías, el pesimismo y la misma comodidad. Entonces, se te aplica lo que dijo un sabio chino: ‘quien se sienta en el fondo de un hueco a contemplar el cielo lo encontrara pequeño’.

El sicólogo deportivo, Robert Singer, dice esto con base en una experiencia de años: “Solo se autorrealiza quien se entrega a una actividad satisfactoria con amor, sólida confianza y la pasión que brota de una motivación intrínseca. Los atletas son capaces de soportar lo indecible cuando están súper enamorados de lo que hacen”. La fe y la pasión les ayudan a afrontar las pruebas con renovada energía, con una constancia infatigable y sin aires derrotistas.

Es bien importante que confíes y te guste lo que haces, ya que así tienes siempre razones para ir más allá. Asume tu trabajo con amor y pasión, con entusiasmo y con ganas de servir y dejar una buena huella en este planeta. Haz todo comprometido con tu labor y descubre vetas de oro donde los negativos y los mediocres solo ven oscuridad. Ánimo, tú modelas la realidad con tu actitud y eliges hundirte con los problemas o inspirarte en ellos para volar. Aplicar lo positivo, es lo que llaman coaching, y así te reinventas sin desfallecer. No es fácil, pero tampoco imposible. ¿Qué has aprendido en la vida de lo fácil?

El verdadero yo de algunos es como un bebé dormido que ansía crecer, pero está atado y prisionero: los frena y bloquea una horrible programación heredada de sus padres y adultos, que a su vez la recibieron de otros. Pero la salida no está en culpar a esas personas, ya que ellas también sufrieron o sufren todavía debido a falsas creencias. La culpa no arregla nada. Lo que hay que hacer es perdonar, liberar el niño interior y lanzarse a explorar la vida, en suma, reinventarte. Es un trabajo interno que te invita a ser tú mismo y a expresarte tal como eres, con la libertad del amor y de una fe firme.

Ahora bien, ¿tienes suficiente coraje para aceptar que no eres libre? ¿Qué te impide volar? Examínate bien y encontrarás ataduras, creencias, paradigmas y apegos que no te permiten ser todo lo que puedes ser. Si das un primer paso de tomar conciencia y buscar guía, vas por buen camino. Que tus palabras y pensamientos sean de buena energía y disfrutarás de una vida mejor, con más bienestar, más alegría y más salud. Parecía inverosímil, pero Federer y Nadal se han reinventado en el tenis.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado