1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

El riesgo de no arriesgarse

Cuando más arriesgas, es cuando no arriesgas nada, porque no hay mayor riesgo que no asumir ningún riesgo.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
julio 06 de 2017
2017-07-06 09:37 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Cuando más arriesgas, es cuando no arriesgas nada, porque no hay mayor riesgo que no asumir ningún riesgo. Cuando te arriesgas a hacer algo puedes equivocarte, cuando no haces nada ya estás equivocado. Cuando amas, corres el riesgo de perder, pero cuando no amas ya todo en tu vida está perdido. Despierta, sacúdete y sal de una inercia paralizante, abandona el laberinto de la rutina. Párate del sofá de lo mismo, de una comodidad que te cierra a los cambios y te aleja de la vida. Sé consciente de que la vida es cambio y que no marcha hacia atrás, sino hacia adelante, hacia lo nuevo. Renuévate sin cesar como tu piel, que cada mes todas las células de ella son totalmente nuevas.
Reinvéntate en el amor, en tu labor, en tu espíritu, en todo lo que piensas, lo que dices y lo que haces. Ten osadía y pasión cada día, en especial ante las crisis.

No corres tantos riesgos al arriesgarte si cada día creces más en sabiduría y dedicas buen tiempo a tu cultivo espiritual. La sabiduría y la espiritualidad son dos escudos que te blindan contra los males que asechan y acosan a los que viven atrapados en la inconsciencia y con un alma seca. Sabiduría es vivir y amar con atención plena, estar consciente en el ahora y vivir cada momento en plenitud. Sabiduría es meditar y apartarte de la agitación, el ruido y las carreras frenéticas de la ciudad o el consumismo.

Sabiduría es tener el control de tu mente y evitar que viaje al ayer con odios o culpas, y al mañana con los temores. Sé consciente de que la mayor parte del tiempo la mente está en el pasado o en el futuro y te pierdes el ahora. Lo habitual para tantos es descuidar su alma y vivir en piloto automático, en una oscura inconsciencia que genera muchos males. Esa falta de conciencia te impide disfrutar de paz interior, te crea problemas y te aleja de la felicidad. Jon Kabat-Zin es un médico y maestro que ayuda a lograr paz interior con su libro Vivir con plenitud las crisis. Crisis que siempre llegan para despertarnos y nunca son para mal si estás bien espiritualmente y te atreves a hacer algo.

Ejemplo: hace siglos había un sacristán de una iglesia londinense que amaba su trabajo y también a Dios. Cada día dedicaba tiempo a su espíritu. Era joven y un día cambiaron al párroco, y el nuevo, supo que era analfabeto y le dijo: si no sabe leer y escribir se va. Ya sin trabajo, se puso a andar las calles con la plena confianza de que todo iba a estar bien.

Un día, al llegar a una esquina vio un local bastante descuidado. Se atrevió a entrar y saludar. Era de una anciana que, en ese día, precisaba una ayuda para mover algo bien pesado. Él la apoyó y se ofreció a limpiar el negocio. Al tratarlo y ver su bondad y su ánimo, ella le dijo: ya estoy vieja, ¿quiere ayudarme con el negocio? El joven aceptó contento y con los años fue ahorrando porque su sueño arriesgado era montar allí un bar o pub. La señora antes de morir le dio barato el local. Pasado el tiempo, nuestro amigo seguía cuidando su espíritu y era dueño de dos bares en Londres. Un día fue a comprar otro y el dueño le dijo que firmara. No se escribir, dijo. Increíble, ¿entonces, que sería usted si lo supiera? Sería sacristán de la Iglesia de Santa María.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado