1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

Pasión y ayudas visuales

Tu prodigioso cerebro te ayuda mejor a lograr lo que te propones si lo apoyas con llamativas ‘ayudas visuales’.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
marzo 08 de 2018
2018-03-08 08:48 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Tu prodigioso cerebro te ayuda mejor a lograr lo que te propones si lo apoyas con llamativas ‘ayudas visuales’. Si quieres una casa, un viaje o un trabajo, mantén ante tu vista una foto o varias y una frase positiva que te hablen de tus sueños. Al verlas aplica la técnica AVA: afirmas, visualizas, agradeces. Es bien poderosa si lo haces de modo recurrente. Mariana Pajón lleva en su muñeca un tatuaje de los aros olímpicos y una manilla para entrenar. Ve eso, afirma y se visualiza ganando el oro.

Es más, a veces, al competir, se pinta las uñas de color dorado. Sabe que eso la ayuda, la motiva y afirma: “Si eres buena físicamente y no mentalmente, no vas a llegar a ningún lado. Primero se gana con la cabeza, después se pedalea”. Afirmar o decretar mucho es importante, visualizar y agradecer también, pero hay que hacerlo de modo constante. Es clave que te apasiones por tus sueños y des lo mejor. Invoca a Dios y a los ángeles, y serán tus aliados. Pasión es compromiso y ganas, es amar lo que haces y dar lo mejor sin desfallecer. Mariana mira fotos de las pistas en las que va a competir y se visualiza triunfando en ellas.

Detrás de toda gran obra o logro hay mucha dedicación, hay pasión, compromiso y paciencia. Gabriel García Márquez se dirigía un día de 1966 desde Ciudad de México a Acapulco. En ese trayecto tuvo la visión de la novela que había dado vueltas en su cabeza durante 17 años. Decidió que era el momento, se sentó frente a la máquina de escribir y trabajó sin descanso ocho horas diarias por 18 meses. En 1967 llegó el fruto: Cien años de soledad, fantástica novela en la que da vida al pueblo mítico de Macondo y a la legendaria estirpe de los Buendía. La vida no es un idilio sin problemas, no es un edén exento de obstáculos y dificultades. Creerlo es una ilusión frustrante. Y la razón es sencilla: la vida es como el deporte en el que los obstáculos son los que le ponen emoción. Sin ellos no vale la pena intentar algo y no puedes demostrar de qué eres capaz con tus cualidades.

Un alpinista jamás aceptará que lo lleves en helicóptero a la cumbre del monte Everest o del Kilimanjaro. Un atleta rechazará que le entregues una medalla de oro sin haber entrenado duro y luego correr la exigente maratón. Piénsalo, aprende a avanzar en medio de las dificultades y míralas como oportunidades para dar lo mejor. Jessica Cox, Tony Meléndez y Adriana Macías son felices sin brazos. Búscalos en Youtube y aprende de ellos. Benjamín Franklin hizo una lista de sus defectos y se dedicó con pasión y esmero a eliminar uno por año. Lo logró. Es que el progreso personal solo se obtiene con disciplina y entrega, no con esfuerzos pasajeros e inconstantes. Alguien dijo: un perdedor comete un error y dice ‘no fue mi culpa’, y responsabiliza a otros. Se siente víctima ante la adversidad. Cree que existe la mala suerte. Evita los desafíos y se rinde. Hace promesas, no se pone en acción y carece de pasión. Un triunfador comete un error y dice ‘me equivoqué’, y aprende la lección. Sabe que la adversidad es el mejor de los maestros y que el triunfo depende de sí mismo y un equipo, de su pasión y dedicación. Trabaja con bríos y se dedica tiempo a sí mismo. Enfrenta los desafíos uno por uno. Se compromete y cumple. Siempre dice ‘soy bueno, pero puedo mejorar’.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado