1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Gonzalo Gallo González
columnista

Trabajar para vivir, no para morir

Aprende a trascender, crea espacios de paz, relájate, medita y siente a Dios en tu íntimo ser.

Gonzalo Gallo González
POR:
Gonzalo Gallo González
noviembre 09 de 2017
2017-11-09 10:37 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbd6d62136.png

Las altas tasas de suicidio y muertes por infarto y apoplejías crecen debido a agotadoras jornadas laborales. Ya no es un tema exclusivo de Japón, pues en países como India, Corea del Sur y Taiwán ocurre lo mismo. En China, mueren a diario alrededor de 1.600 personas por el guolaosi, es decir, muerte por exceso de trabajo. En Japón se llama karoshi y causa muertes continuas, sobre todo a ejecutivos adictos al trabajo y/o por presión de su empresa.

Pero la adicción al trabajo es un mal universal del que debería hablarse más para buscar soluciones a tiempo. Hay trabajadores compulsivos que se suicidan por cuotas, paso a paso acaban con su salud. A esa locura los llevan la ambición, la baja autoestima, el ego y la ausencia de vida espiritual.

Acaso las dos palabras más importantes de la vida son amor y conciencia. ¿Qué sabe el humano de ellas? Del amor bien poco, y eso se ve en los mediocres resultados de su vida en pareja y sus relaciones con los demás. Pocos se interesan en aprender el exigente arte de amar y se contentan con desear, enamorar, querer y llamar amor a lo que no lo es. Amar es raro en la sociedad del consumo, el trabajo compulsivo, las apariencias, la obsesión por tener y el poco tiempo dedicado al ser y al espíritu. Y en ese desvarío es que se refleja la falta de conciencia y claridad sobre quién eres y a qué llegaste a este plano. Lo habitual es despertar conciencia a golpes, ante una muerte, una enfermedad o algo adverso. Solo entonces el humano se hace buenas preguntas y acaso decide darle prioridad al ser y no al tener. Algunos cambian de lleno y se ubican, otros cambian por un tiempo, y vuelven al estado habitual de inconsciencia, oscuridad y vacío.

Para darle calidad a tu vida, ámate y saca tiempo para crecer en sabiduría y espiritualidad. Diversos estudios han demostrado que la relajación y la meditación influyen positivamente en el bienestar y la buena salud. Sabiduría es vivir y amar con atención plena, estar consciente en el ahora y vivir cada momento en plenitud. Sabiduría es meditar y apartarte de la agitación, el ruido y las carreras frenéticas. Sabiduría es tener el control de tu mente y evitar que viaje al ayer con odios o culpas, y al mañana con los temores. Sé consciente de que la mayor parte del tiempo la mente está en el pasado o en el futuro, y te pierdes el ahora.

Lo habitual para tantos es vivir en piloto automático, en una oscura inconsciencia que genera males o lleva a una muerte prematura. La falta de conciencia te impide disfrutar de paz interior, te crea problemas y te aleja de la felicidad. Un estudio del médico Luciano Bernardi en el 2006, muestra cuán beneficioso es el silencio externo e interno, ayuda a relajar cuerpo, alma y mente, y a encontrar calma en medio de las actividades cotidianas. Aprende a trascender, crea espacios de paz, relájate, medita y siente a Dios en tu íntimo ser.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado