1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Henry Bradford Sicard
análisis

Alcances de la economía naranja

Si bien su popularidad ha aumentado en los últimos años, es una industria que siempre ha existido, pero que ha tenido muchos obstáculos.

Henry Bradford Sicard
POR:
Henry Bradford Sicard
septiembre 11 de 2018
2018-09-11 08:41 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/15/58c9a82a27536.png

El término se ha vuelto muy conocido en los últimos años y muchas más personas han puesto su mirada en este grupo de actividades, al punto de que una institución como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), ha manifestado que América Latina cuenta con una mina de oro en este sentido.

Sin embargo, aunque el concepto se ha vuelto más popular, queda mucho por conocer para poner en marcha efectivamente un sector que proyecta tan buenas oportunidades, no solo para el continente, sino para Colombia, que cuenta con una riqueza cultural y artística que no ha sido valorada en todo su potencial.

La economía naranja es también conocida como la industria creativa: justamente su nombre nace de la asociación que ha tenido el color naranja con la creatividad, la cultura y la innovación, a lo largo de la historia de la humanidad; es por esto que las actividades que se agrupan allí cumplen con estas tres características. Algunos campos que podemos mencionar, por dar solo un pequeño vistazo, incluyen artes visuales, artesanías, contenidos audiovisuales, diseño, arquitectura, cultura, recreación, publicidad, investigación y deporte.

Otro factor que tienen en común estas ocupaciones es que, gracias a las condiciones económicas actuales, así como a la revolución tecnológica y digital, durante las últimas décadas han logrado tener acceso a herramientas y a espacios más amplios para llevar sus productos y servicios a nuevos públicos objetivos; ahora este contexto, les permite tener una perspectiva de crecimiento mayor.

Lo expuesto anteriormente, permite visualizar con mayor claridad el principal reto de este sector: si bien su popularidad ha aumentado en los últimos años, es una industria que siempre ha existido, pero que ha tenido muchos obstáculos y problemas para sobresalir. El reto se centra en cómo cultivar esta realidad, para sacar el mayor provecho en beneficio, tanto de quienes hacen parte de la industria creativa, como de todo el país, ya que al darle una mirada a las condiciones de trabajo en estas ocupaciones, podemos encontrar características comunes como son la informalidad y los bajos salarios. Es por ello que la labor de los hacedores de política debe contemplar soluciones encaminadas a eliminar estas problemáticas y a fomentar los emprendimientos y la creación de empresas mediante el desarrollo de un entorno más amigable.

No podemos dejar pasar la oportunidad de desarrollar un área que a nivel mundial representa el 3 por ciento del PIB y que en países que han aprovechado su potencial, como Estados Unidos y Brasil, representa más del 10 por ciento. Es un sector que a nivel mundial crea 29 millones de empleos y en Latinoamérica dos millones. Los bienes y servicios creativos son el quinto rubro de exportación en el mundo, nada mal para una industria que durante mucho tiempo no tuvo una relación clara con el crecimiento económico.

¿QUÉ FUTURO TIENE LA ECONOMÍA NARANJA EN COLOMBIA?

Para Colombia el fortalecimiento de la economía naranja representa una gran oportunidad de crecimiento y creación de empleo. El desafío a nivel mundial con la cuarta revolución industrial, es suplir los puestos que la tecnología y la realidad virtual van a comenzar a ocupar. Muchos trabajos técnicos van a desaparecer y será entonces labor de los gobiernos fomentar actividades en las cuales los robots y la ciencia no puedan reemplazarnos. La cultura y la creatividad hacen parte de nuestra esencia como seres humanos, nos definen y por ello, este es un campo que puede vislumbrarse como respuesta ante los nuevos interrogantes del siglo XXI.

En presencia de un nuevo presidente, que ha sido abanderado de esta causa desde la década en la que trabajó en el BID, y luego desde el Senado, sabemos que este será un punto en su agenda que no se quedará en segundo plano.

Si bien en nuestro país ya hay una Ley de Economía Naranja y las condiciones se han empezado a tornar favorables para este grupo de actividades, todavía quedan puntos clave sobre los cuales es importante profundizar, para que este sector, se convierta en fuente de importante desarrollo para Colombia.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado