1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Henry Bradford Sicard
análisis

Equidad de género desde la empresa

El objetivo del ranking de equidad de género en Colombia ha sido crear conciencia sobre las barreras que existen para las mujeres en las empresas.

Henry Bradford Sicard
POR:
Henry Bradford Sicard
agosto 15 de 2017
2017-08-15 08:41 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2017/03/15/58c9a82a27536.png

En medio de la búsqueda de mejores condiciones para la población de nuestro país, nos encontramos en el camino con un factor necesario e indispensable para que Colombia pueda lograr sus metas de mayor desarrollo: promover la igualdad de género al interior de las organizaciones.

El mejor referente en el mundo en este tema es Islandia. Un país que ha comprendido la necesidad de darle a la mujer la importancia que le corresponde dentro de la sociedad.
Sus políticas y leyes, desde hace más de 100 años, han sido dirigidas a incluirla en el mundo laboral con las mismas estipulaciones que a los hombres; los resultados han sido tan favorables que hoy se considera la mejor nación en condiciones de equidad de género.

Aunque aún estamos lejos de compararnos con un país como este, vale la pena revisar sus cifras y las medidas que ha implementado, para tenerlas como guía en nuestro camino, para alcanzar cada día mejores resultados. En Islandia, la inclusión de la mujer en el mercado laboral es una de las principales fuentes de igualdad: cerca del 83 por ciento de las mujeres en edad de trabajar están empleadas, representando el 45 por ciento de la fuerza laboral.

Adicionalmente, el balance entre trabajo y vida personal permite que los estándares en cuanto a la calidad de vida sean muy altos, ya que ambos padres tienen (en total) nueve meses de licencia cuando nacen sus hijos, quienes, a su vez, tienen el derecho de asistir a guarderías del Estado cuando la licencia de sus padres termina.

A pesar de haber alcanzado muy buenas condiciones laborales, continúan luchando para que cada vez sean mejores; este año, por ejemplo, su gobierno siendo pionero en este tipo de leyes, empezó a exigirle a las empresas que debían demostrar igualdad en los salarios de hombres y mujeres.

Aunque muchas de estas políticas parecieran ser parte de una sociedad utópica y lejana a nuestra realidad actual, su modelo nos deja grandes enseñanzas y pautas para mejorar la situación colombiana en torno a este tema.

Acercándonos a nuestras cifras, el pasado 27 de julio se conocieron los resultados del tercer ranking de equidad de género, realizado por Aequales en nuestro país, con la participación de 164 organizaciones (67 por ciento del sector privado y 33 por ciento del público). El objetivo de este estudio ha sido crear conciencia sobre las barreras que existen para las mujeres en las empresas, impulsar las buenas prácticas, así como fomentar su inclusión en el mundo laboral con condiciones de igualdad.

Al analizar los resultados, nos encontramos con el hecho de que en cargos directivos, la mujer representa el 32 por ciento. Estas cifras muestran una disminución frente al 2015 y el 2016, años en los cuales la participación de la mujer en cargos directivos se situó en 34 por ciento.

En cuanto a la implementación de políticas orientadas a alcanzar la equidad de género, tales como el balance entre vida laboral y vida personal, o la utilización de expresiones que reflejen inclusión para las mujeres, se encontró que en el 2015 el 52 por ciento de las empresas las aplicaban; en el 2016 solo el 30 por ciento, y en el 2017, 32 por ciento.

Esta disminución con respecto al 2015, no necesariamente significa que hayamos retrocedido en el objetivo de alcanzar equidad de género desde las organizaciones; lo que sucede es que en la actualidad el número de compañías participantes en el estudio ha aumentado y, por lo tanto, el resultado obtenido es mucho más preciso.

Este tipo de análisis nos permite identificar tanto las fortalezas como los aspectos de mayor debilidad en las empresas colombianas, con relación a la inclusión de políticas de equidad de género. Conocer estos aspectos no solo nos posibilita generar propuestas correctivas, sino también plantear medidas que premien los buenos comportamientos organizacionales para motivar, de forma permanente, a los empresarios y mejorar sus resultados en este sentido.

Como parte del proceso de transformarnos en una sociedad con mayores oportunidades, debemos crear una cultura que reconozca las acciones que nos llevan a ser mejores, entendiendo que cada vez más negocios y empresas son constructores de la sociedad, y que, por ende, sus hechos trascienden y marcan el rumbo de una nación.
Trabajar por la inclusión de la mujer como par, no solo le dará a las empresas mejores resultados, sino que toda la sociedad gozará de mejor calidad de vida.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado