1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Hernán Avendaño Cruz
columnista

Candidatos: ¡a formalizar!

La política social ha ayudado a bajar la pobreza, pero son evidentes los efectos no deseados sobre la pésima distribución del ingreso. 

Hernán Avendaño Cruz
POR:
Hernán Avendaño Cruz
mayo 24 de 2018
2018-05-24 09:17 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdbdc795394.png

Por múltiples razones, el país debe emprender una lucha a muerte contra la informalidad. De ellas, considero tres prioritarias: el acceso a las pensiones, la productividad de la economía y la necesidad de enseñar a pescar.

Con relación a la primera, la sociedad como un todo debería vivir en permanente alarma, porque el 80% de las personas en edad de jubilación no puede acceder a ella. Aun cuando Colombia registra notables avances en algunos indicadores sociales y persiste la cultura de solidaridad familiar, este hecho es un lunar enorme.

Paradójicamente, esos avances agravarán la situación. Menores tasas de natalidad, caída de las tasas de mortalidad y aumento de la esperanza de vida nos pusieron en la senda del envejecimiento poblacional y hacen más compleja la sostenibilidad del sistema pensional de reparto, y más oneroso el costo fiscal que toda la sociedad debe asumir, si la alta informalidad perpetúa los actuales niveles de cobertura.

Con relación a la productividad, Mckinsey calculó hace algún tiempo la productividad laboral relativa de la mano de obra informal del país y encontró que en promedio se necesitan 17 trabajadores informales de Colombia para producir lo de un trabajador en Estados Unidos.

Un trabajador del sector formal de Colombia produce siete veces más que uno informal. Esto evidencia la magnitud del impacto negativo que sufre la economía como consecuencia de las elevadas tasas de informalidad. Pese a que este índice ha descendido desde la reforma tributaria de 2012, que eliminó los parafiscales del Sena y del ICBF, su nivel está en 62,9% para el total nacional en el primer trimestre del 2018.

Esta relación entre informalidad y productividad es fundamental para entender, entre otras cosas, por qué el país no logra diversificar las exportaciones a pesar de los numerosos programas implementados en 50 años.

Por último, para combatir la informalidad es necesario aplicar el adagio de “enseñar a pescar en lugar de regalar el pescado”. Está muy bien que una economía en desarrollo tenga acceso universal a salud subsidiando al 50% de la población, brinde educación gratuita, regale viviendas o las subsidie, cuente con subvenciones al consumo de servicios públicos y con programas de alimentación para las personas menos favorecidas; pero esas acciones caritativas tienen un impacto negativo en la formalización. Son conocidas las marrullas usadas para inscribirse en el Sisben y hacerse acreedores a diversos subsidios; de igual forma, muchos afiliados se niegan a contratarse en empleos formales por temor a perder dádivas.

Es lícito evaluar la política de subsidios como un éxito de la política social, porque ha contribuido a reducir la pobreza, pero también son evidentes los efectos no deseados que alimentan la informalidad y la pésima distribución del ingreso. Los indicadores de concentración del ingreso (Gini) de Colombia no solo están entre los peores del mundo, sino que se mantienen prácticamente iguales antes y después de la política de subsidios. La causa es conocida: problemas de focalización, subsidios regresivos en pensiones y educación, y fuerte relación de dependencia porque la política carece de mecanismos de graduación para los beneficiarios de la generosidad del Estado.

Este es un gran reto para el nuevo presidente. Los candidatos tienen la palabra.

Hernán Avendaño Cruz
Director de Estudios Económicos de Fasecolda

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado