1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Hugo Ocampo

Crecimiento

Hugo Ocampo
POR:
Hugo Ocampo
septiembre 15 de 2011
2011-09-15 01:14 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c63c8622137.png

 

Preparar a la organización para expandirse, evolucionar y lograr esa dinámica sin crisis, es tal vez el reto más complejo que una empresa puede enfrentar. Por eso es importante reconocer oportunamente cuándo es necesario abstenerse y cuándo persistir.

Por ello, leer correctamente las señales es una de las claves para ponerla a salvo.

Adaptar una postura que esté dirigida a la reposición o depuración natural del recurso humano que sea de bajo rendimiento, se vuelve estratégico y necesario para oxigenar la compañía y asumir nuevas posturas frente a los retos que se plantean.

Se trata de un riesgo que al final puede ser bueno o malo si no se realiza con inteligencia.

Conducir las empresas hacia el crecimiento es una responsabilidad constante que corresponde a la consolidación de acciones comunes en la vida empresarial, que permitan gestionar con miras a mantener condiciones sostenibles en el tiempo, pero sobre todo a construir un camino direccionado hacia la excelencia, como modo de vida y única manera de lograr un mejoramiento consistente y un nivel de competitividad adecuado.

El mundo actual exige que todas las organizaciones no sólo entiendan y desempeñen un papel importante en el mercado, sino que asuman posiciones y estructuras innovadoras, que potencien a la industria o sector al que representan y el talento humano que requieren para lograr los objetivos.

Quienes deben identificar y mantener el talento clave son los líderes a cargo. Sus competencias en el desarrollo de esta práctica requieren un enfoque central de entendimiento de la gestión que permita distinguir el talento competente, protegerlo, estimularlo y dejar ver los puntos débiles de la cadena para actuar en consecuencia.

En este sentido, contar con colaboradores que entiendan y se identifiquen con la meta del negocio es una de las claves para enfrentar el crecimiento en las organizaciones.Estas deben estar preparadas para asumir con anticipación los movimientos del mercado y la permanente dinámica de su competitividad, manteniéndose vigente.

Debido a que las organizaciones están afrontando nuevos desafíos, muchos se están esforzando por determinar la mejor manera para desarrollar su talento y satisfacer las nuevas y cambiantes necesidades, más aún cuando es pertinente y obedece a una estrategia estructural.

No se trata de un mensaje negativo, pues los negocios son de altas y bajas y deben mantener la serenidad cuando las bajas son pronunciadas, así como acelerar cuando las altas requieren mantener su regularidad. Para ello, es indispensable la gente, quienes al final establecen un diferenciador comparativo y competitivo para garantizar el crecimiento.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado