1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Jeanne Kelly Ruíz

La felicidad y las políticas públicas

Jeanne Kelly Ruíz
POR:
Jeanne Kelly Ruíz
mayo 08 de 2012
2012-05-08 03:29 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c641d0d65e5.png

Frecuentemente, la felicidad ha sido tratada como un tema de aspiraciones individuales en el que cada persona pone a prueba sus propios medios para alcanzarla.

En la actualidad, sin embargo, a través de un proyecto de ley presentado ante el Congreso de la República, se busca reorientar la felicidad de los colombianos hacia un enfoque “social” en el que el Estado pueda participar en la construcción y obtención de la misma.

De esta manera, siguiendo las iniciativas de la Organización de las Naciones Unidas- ONU-, el proyecto de ley 140 (2011) propone la adopción de la ‘felicidad’ como guía para el desarrollo de las políticas públicas en el país.

Este proyecto, además de plantear que el Gobierno Nacional debe adoptar medidas que contemplen la búsqueda de la felicidad, señala también que debe generar información sobre indicadores que permitan medir los avances en esta materia.

Reconocer la felicidad como un objetivo del Estado ya es, de hecho, un gran avance para todos; sin embargo, de aprobarse el proyecto, varios aspectos se tornarían importantes:

La creación y ejecución de políticas claras que realmente permitan incrementar la felicidad de los individuos constituye el reto más difícil de esta iniciativa.

Esto, por tratarse de un tema de valoración subjetiva que le añade dificultad a la implementación de medidas que sean aceptadas por la mayoría de personas, (la publicidad dirigida a los niños, por ejemplo, ha mostrado incrementar los niveles de frustración de aquellos que no tienen la capacidad para adquirir los bienes publicitados. Entonces, ¿estaríamos dispuestos a limitar o eliminar los comerciales de televisión dirigidos a los niños?).

La medición de la felicidad seguramente seguirá siendo uno de los temas predilectos en las discusiones académicas, por lo que los ajustes permanentes a los instrumentos de medición serán necesarios.

Dado que las discusiones parten de la cuestión de si el bienestar y la felicidad pueden ser medidos de la misma manera que otras variables como el ingreso y el desempleo, será necesario el apoyo académico para respaldar la validez y confiabilidad de los instrumentos de medición que se decida utilizar en el país.

El indicador de la Felicidad Nacional Bruta -FNB- de Bután, expuesto en el proyecto de ley, proporciona una guía sobre algunos de los temas que deben valorarse en la gestión pública, más no constituye el camino a seguir.

Aunque este indicador está estructurado en cuatro pilares importantes (el desarrollo socioeconómico sostenible y equitativo, la conservación del medio ambiente, la preservación y promoción de la cultura, y el buen gobierno) y nueve indicadores bien diseñados a partir de los cuales se construye el indicador general, el país tendría que revisar qué áreas son cruciales en términos de bienestar para crear un indicador propio.

Finalmente, de ser aprobada dicha ley, sería necesario dar paso a un espacio en el que el Estado y los investigadores académicos, conjuntamente con la población en general, puedan alimentar el debate sobre los determinantes y la planificación de políticas que permitan construir el camino para que se pueda hacer un aporte a la felicidad de todos los colombianos.

Jeanne Kelly Ruíz

Investigadora U. Jorge Tadeo Lozano

jearui31@utadeo.edu.co

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado