1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Jorge Mario Eastman Vélez

El nuevo Pontífice

El Pontífice ha resumido y aceptado su condición de reformista guiado por los intereses superiores de una sociedad que debe ser rectificada y orientada.

Jorge Mario Eastman Vélez
POR:
Jorge Mario Eastman Vélez
marzo 17 de 2013
2013-03-17 10:53 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/18/56c64e57ea4e4.png

La sorpresiva y afortunada designación de Francisco como pastor máximo de la feligresía católica conducirá, muy posiblemente, a un reformismo impuesto por una religión en crisis que, por cierto, todavía congrega, teóricamente, más de mil millones de fieles.

Haber nacido, vivido y ejercido su misión apostólica en un territorio situado ‘al final del mundo’ señala al nuevo Pontífice con un compromiso histórico llamado a recuperar los púlpitos a través del ejemplo, desdibujado hoy de humildad y entrega de algunos de sus agentes: aquí donde no deberían caber la codicia ni el distanciamiento de la dirigencia, con unos pueblos oprimidos por la desigualdad y el abandono.

Como lo recaba en su sabiduría nuestro ilustre exembajador Guillermo León Escobar Herrán, el elegido está marcando su propio terreno, sus énfasis, que no van a ser los de un elaborador de doctrina –como lo fue Benedicto XVI– ni el de un generador de imagen, como Karol Wojtyla; ni la figura de un párroco apacible, como pretendía Juan Pablo I, el papa de los treinta y tres días, sino el ‘papa pastor’ que quiere ser Francisco.

En una sola frase, convertida desde ya en columna vertebral de su pensamiento, el Pontífice ha resumido y aceptado su condición de reformista guiado por los intereses superiores de una sociedad que debe ser rectificada y orientada. Sin vacilaciones ni dobleces expresó: “Sin Jesucristo podemos ser una ONG piadosa, pero no la Iglesia”.
También ha alertado contra la ‘mundanidad’ rampante y ha instado a derrotar la inmovilidad y, así, “tener el coraje de edificar la Iglesia con la sangre del Señor”, porque “cuando no se edifica con piedras, pasa lo que les ocurre a los niños en la playa, cuando hacen castillos de arena”.

Analistas del diario 'El País', como Antonio Caño y Lola Galán, sostienen, con razón, que el sentimiento religioso en América Latina ha ido decreciendo a medida que los diferentes países han progresado económicamente.

Como ha ocurrido en Europa, el desarrollo va unido al escepticismo religioso, y hoy hay menos católicos en la región que hace 10 años. Parte de ese vacío ha sido ocupado por diferentes iglesias protestantes, más pegadas y sensibles a problemas cotidianos, como el alcoholismo o el maltrato doméstico.

Hacia adelante, es de confiar que los debates sobre las reformas más polémicas seguirán avanzando, sin censuras atrabiliarias, y así puedan ventilarse a todos los niveles temas como el celibato, la eutanasia, el aborto y los anticonceptivos, el liberalismo, y el matrimonio gay . Según Alberto Melloni, “los prejuicios y estereotipos sobre los jesuitas son tan válidos como los que dicen que las parisinas tienen el ceño fruncido y son antipáticas”.

Jorge Mario Eastman Vélez
Exministro delegatario y exembajador en Estados Unidos
consignajme@yahoo.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado