1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
José Leibovich

La reacción de la autoridad monetaria

Es claro que cuando un recurso como el dinero, vale tan poco, se pueden hacer locuras sin mayor cost

José Leibovich
POR:
José Leibovich
diciembre 19 de 2007
2007-12-19 08:34 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb36e3f26cc.png

La crisis del sector hipotecario norteamericano que explotó recientemente y ha contagiado al sistema financiero internacional fue incubada durante el largo período en que la Reserva Federal al mando de Greenspan mantuvo las tasas de interés en niveles excesivamente bajos, incluso con tasas de interés negativas. No es la única explicación del fenómeno, pues la débil supervisión financiera tiene su parte de responsabilidad. Sin embargo, es claro que cuando un recurso como el dinero vale tan poco, se pueden hacer locuras sin mayor costo aparente.

Lo sorprendente del fenómeno que estamos presenciando hoy en día es que la autoridad monetaria norteamericana, bajo el mando de Bernanke, ha venido reduciendo gradualmente la tasa de interés, para paliar las consecuencias que la crisis hipotecaria ha generado sobre el resto de la economía. Incluso, el mercado reaccionó con escepticismo ante la última reducción de 25 puntos básicos que tomó la Reserva Federal, pues esperaba por lo menos una reducción de 50 pb.

¿Por qué es sorprendente este comportamiento? Porque la Reserva Federal está aplicando la misma medicina con la que se incubó la crisis que se está tratando de curar. Es cierto que no se quiere permitir una recesión como la que se produjo en la década de los treinta del siglo pasado, cuando la autoridad monetaria tomó medidas tan fuertes para evitar una desestabilización de la economía que terminó generando una recesión mayúscula. En esta ocasión nos preguntamos en todo caso: ¿no es un contrasentido premiar la irresponsabilidad de los prestamistas sin exigir hipotecas, con menores tasas de interés de mercado?
La expresión La fuite en avant (La huida hacia delante), aquí diríamos 'botar el balón hacia delante', se puede aplicar al comportamiento que están teniendo las autoridades monetarias de los E.U. Por lo pronto, las autoridades están tratando de evitar que llegue la recesión, pero ¿qué consecuencias tendrá sobre los mercados financieros que como respuesta a una crisis se les reduzca el costo del dinero? Un dilema interesante adicional para las autoridades monetarias resultaría de la aparición de presiones inflacionarias. En efecto, el precio de la gasolina y de los alimentos también han venido subiendo en ese país.

Así las cosas, podría aparecer un nuevo problema en el panorama: la inflación. En este evento, el reto para la autoridad monetaria sería aún más exigente: controlar la inflación y evitar la recesión. ¿Eso cómo se hace? Pregúntele a Bernanke.

En Colombia todavía no estamos en una escenario parecido. Tenemos presiones inflacionarias y el sector real sigue creciendo (incluido el hipotecario), pero no hay que descartar que más adelante el crecimiento empiece a flaquear, sobre todo por la caída en la demanda externa. En ese caso ¿cuál sería la reacción de nuestra autoridad monetaria? Pregúntele a Uribe (José Darío). 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado