1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

Próximo a aterrizar

Aprenderemos lo que haya que aprender para que Tricotec® y otras ofertas tecnológicas de Corpoica le lleguen y beneficien a nuestros agricultores.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
septiembre 13 de 2017
2017-09-13 08:53 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Finalmente, esta semana aterriza el primer lote de Tricotec® en el aeropuerto El Dorado. En un par de semanas más, este nuevo bioproducto, que controla enfermedades de cultivos como tomate, lechuga y arroz estará en las manos de los agricultores. La historia de Tricotec® es un buen ejemplo de los retos que debe enfrentar el desarrollo tecnológico nacional y aporta lecciones para el futuro.

La base de Tricotec® es un hongo llamado Trichoderma koningiopsis, codificado como la cepa Th003, que fue encontrado por una investigadora en 1986, cubriendo larvas muertas de mosquitos en suelos de la Sabana de Bogotá. La cepa Th003 se incorporó en una colección de trabajo de microorganismos de interés agrícola para su conservación y uso futuro. Hoy, muchos microrganismos que hacen parte de la agrobiodiversidad se salvaguardan en nuestros bancos de germoplasma.

Al crearse Corpoica a principios de los años 90, un grupo de investigadores pioneros, liderados por la doctora Alba Marina Cotes, comenzaron a trabajar y desarrollar capacidades en control biológico. La revolución verde estaba en pleno auge y pocos creían en soluciones tecnológicas distintas al uso de moléculas de síntesis química para controlar las plagas y las enfermedades de los cultivos. Pero nuestros investigadores, como debe ser, veían más allá.

No estaban equivocados. Así como los automóviles eléctricos fabricados por Tesla retan a la industria petrolera, el control biológico comienza a marcar la pauta y crece a dobles dígitos con productos que apalancan una nueva agricultura competitiva y más sostenible. La visión y el conocimiento generado por nuestros investigadores nos sitúa hoy en una posición importante en este nuevo entorno.

La cepa Th003 salió del congelador y comenzó a evaluarse frente a varios patógenos importantes como Fusarium, Rhizoctonia, Pythium, Sclerotinia, Oidium, Botrytis y Olpidium que afectan los cultivos de muchos agricultores y demostró ser un antagonista efectivo para controlarlos. La investigación, sin embargo, tomó demasiado tiempo porque su financiación dependió de los recursos inciertos y magros que los gobiernos le dedican a la ciencia y porque varios ministros de Agricultura dejaron que Corpoica prácticamente feneciera por falta de apoyo e interés en estos temas. Hoy, afortunadamente contamos con más recursos y hemos desarrollado capacidades importantes para soportar un agro más competitivo y sostenible a futuro. ¿Lección aprendida?

El siguiente paso fue desarrollar un vehículo para que la cepa Th003 pudiese llegar al agricultor y esto requería del aporte de nuevas áreas del conocimiento como la química farmacéutica. Investigadores con este tipo de conocimiento, distinto al tradicional, formularon el nuevo bioproducto Tricotec® que contiene la cepa Th003, y Corpoica protegió la formulación con una patente. Hoy Corpoica es líder en la formulación de bioproductos y desarrolló una plataforma abierta para que muchos resultados de investigación en control biológico, propios o de otras entidades, no se queden engavetados.

La siguiente lección fue evidenciar que aterrizar en el mercado es tan difícil como desarrollar un nuevo producto. Aprendimos sobre el mercado global de bioproductos y nos aliamos con un jugador de talla mundial en Brasil, Farroupilha-Lallemand, que hoy nos fabrica nuestro Tricotec®. Aprendimos a dejar los egos atrás y ajustar nuestros bioproductos de la mano de los agricultores para garantizar que les gusten. Aprendimos sobre marcas, acuerdos de confidencialidad, maquila, comercio exterior, etc.
Aprenderemos lo que haya que aprender para que Tricotec® y otras ofertas tecnológicas de Corpoica le lleguen y beneficien a nuestros agricultores.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado