1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Juan Lucas Restrepo Ibiza
columnista

Por las semillas

Nuestro mandato y transparencia no pueden ponerse en tela de juicio por quien sabe qué tipo de intereses oscuros y mezquinos.

Juan Lucas Restrepo Ibiza
POR:
Juan Lucas Restrepo Ibiza
junio 21 de 2017
2017-06-21 09:11 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc21375ef2.png

Las semillas están en la base de la agricultura; son su germen, su fundamento. Sin ellas no hay nada. Los agricultores las han usado, conservado y mejorado por milenios, discerniendo y seleccionando en cada cosecha las características de su producción que más les llaman la atención en cuanto a su productividad, calidad, resistencia a enfermedades o alguna otra funcionalidad. Ese trabajo sistemático de selección les ha permitido crear de forma artificial decenas de miles de variedades de plantas y frutos que hoy soportan la alimentación de la humanidad.

Las semillas desafortunadamente también se han convertido en una fuente de conflicto. En la medida en que los países se han desarrollado de forma desigual y hoy unos pocos concentran buena parte de la riqueza y los activos de conocimiento, también han avanzado diferencialmente en el desarrollo de empresas que han sido exitosas en crear plaguicidas, fertilizantes y semillas, de los que hoy, desafortunadamente, depende buena parte de la producción agrícola en todo el mundo.

Estas empresas multinacionales trabajan con semillas híbridas que obligan a la recompra de las mismas para volver a sembrar, ya que la productividad de su descendencia es significativamente menor. También han desarrollado otras herramientas como los transgénicos que, más allá de sus beneficios y riesgos, generan mucha polémica si le sumamos los componentes monopsónicos y del “imperialismo y el capitalismo”. Con las nuevas tecnologías, sus productos serán cada vez más potentes y a la vez más polémicos. Un caldo de cultivo para los discursos ideológicos, pero también algo que debemos comprender para definir acciones desde la política pública.

Desde el primer gobierno del Presidente Santos nos hemos esforzado por rescatar y fortalecer a Corpoica y las cosas van bien. Hoy Colombia cuenta con una entidad 100 % pública, con excelentes investigadores que comienzan a mejorar el panorama de la productividad agropecuaria, y el de las semillas por supuesto.

¿Qué hacemos en el frente semillas? 1) Conservamos con altos estándares miles de muestras de muchas de las especies nativas y foráneas claves para nuestra agricultura en estricto apego a las normas sobre esta materia. Un patrimonio genético estratégico de la Nación que protegemos celosamente. 2) Creamos hace tres años el “Plan Semilla” bajo el cual trabajamos con comunidades, principalmente de economía campesina, rescatando, limpiando y restituyendo sus materiales nativos, criollos o variedades tradicionales que requieren en su actividad productiva, y capacitándolas para que las distribuyan en sus territorios. Hoy 273 organizaciones de productores concurren a este plan con 114 distintos tipos de semillas de 20 especies.

3) Desarrollamos nuevas semillas para nuestros agricultores a un ritmo que el país no veía hace décadas. Nuestras semillas tienen buena acogida, mejoran los resultados de los productores y ayudan a sostener esta actividad clave para el país y la paz.

Por esto resultan atrevidos, ignorantes, de mala leche y contrarios a los intereses de nuestro sector agropecuario y nuestro país algunos videos, columnas e incluso, para más colmo, discursos de algunos congresistas que nos tildan de ser parte de alguna multinacional o de querer ceder de alguna manera el patrimonio genético nacional a sus intereses. No hay derecho. Nuestro mandato y transparencia no pueden ponerse en tela de juicio por quien sabe qué tipo de intereses oscuros y mezquinos. Haremos lo que esté a nuestro alcance desde nuestra legitimidad y lo legal si es necesario, para invalidar sus discursos soeces y mentirosos, pero necesitamos que todos los colombianos también reaccionen contra esta infamia. Ayúdennos. Por nuestros agricultores, por nuestras semillas.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado