1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Luis Alberto Correa
columnista

Reforma fiscal: ambos lados de la ecuación

La actual coyuntura es ideal para ordenar las finanzas públicas y lograr los objetivos de largo plazo de la política económica colombiana. 

Luis Alberto Correa
POR:
Luis Alberto Correa
septiembre 06 de 2018
2018-09-06 09:53 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7bbef6cb4d.png

El proyecto de presupuesto del 2019 registra un déficit de 25 billones, y por ese desbalance entre ingresos y egresos, la deuda pública no ha podido frenar su crecimiento en los últimos 50 años. El gobierno Duque debería aprovechar esta oportunidad para realizar una reforma estructural de las finanzas públicas que incluyan ambos lados de la ecuación. 

El mayor esfuerzo debe ser del lado del gasto, eliminando subsidios como el programa inútil de Familias en Acción; suprimir las exenciones y gabelas tributarias a grandes empresas que contabilizan más de 50 billones, y lograr una reducción del gasto militar de al menos 30 por ciento, como consecuencia de los acuerdos en La Habana, o ¿cuál es el beneficio de la paz en las cuentas nacionales? Al menos 10 billones de pesos al año; también lograr austeridad en el sector público contra nóminas paralelas, gastos en publicidad y comunicaciones.

Por el lado de los ingresos, el énfasis debería ser el control a la evasión, que con la factura electrónica deberá lograr un mejor recaudo. No se entiende el afán de bajar aún más la tributación de las empresas si la tasa efectiva no supera el 30 por ciento, lo urgente es evaluar si el monto del presupuesto de 259 billones esta ajustado a la realidad económica del país, pues si con estos ajustes listados se reduce 7 por ciento, se lograría un equilibrio fiscal que evita el crecimiento de la deuda y los beneficios sobre las tasas de interés, las expectativas de inflación y el crecimiento económico.

Pero lo que no se puede repetir es el efecto nefasto de la reforma tributaria del 2016, que justificando con una exuberante hermeneútica económica, generó mayor recesión, y hoy se quiera de nuevo afectar la clase media con mayor tributación. O reconocemos la debilidad de la situación económica y el gobierno establece políticas de estímulo para el sector agroindustrial, como verdadero motor de crecimiento en el corto plazo para no solo sustituir importaciones, sino aumentar la oferta exportable, o seguimos en el error de extraerle más sangre a un paciente anémico.

Deberían considerarse medidas adicionales de alivio al bolsillo de los trabajadores, como reducción del precio de los combustibles (30 por ciento) y la congelación del impuesto predial para los estratos 1, 2, y 3 por un periodo de tres años, y así impulsar el aumento del consumo. Además, no es cierto que los efectos de aumentar el presupuesto de inversión en ciencia y tecnología se cosechen pronto, ya que por la naturaleza misma de estas actividades científicas y su aplicación empresarial necesitan periodos de maduración de mediano plazo. Lo mismo sucede con las inversiones en la llamada economía naranja y su escaso impacto sobre el PIB.

En síntesis, la reforma fiscal debe lograr un equilibrio en el presupuesto, de tal forma que sea un instrumento de redistribución del ingreso y contribuya a la estabilidad macroeconómica; que su monto se determine en función de la realidad económica y un mecanismo de pugna política y de inestabilidad para los demás agregados económicos. La actual coyuntura es ideal para ordenar las finanzas públicas en coherencia con la reforma pensional, que elimine subsidios a pensiones de altos ingresos, que contabilizan más de 35 billones, y así lograr los objetivos de largo plazo de la política económica colombiana: equidad, inclusión y crecimiento sostenible.

Luis Alberto Correa C.
Economista
lacorreac@hotmail.com

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado