1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Marco A. Llinás Vargas

Apliquemos el 'velo de la ignorancia' a las regalías

En 2009 los ingresos que percibió el país por concepto de regalías ascendieron a 5.1 billones. Los p

Marco A. Llinás Vargas
POR:
Marco A. Llinás Vargas
agosto 10 de 2010
2010-08-10 01:12 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/22/56cb5d5a7d01f.png

Con la reciente discusión sobre el potencial boom minero-energético y, subsecuentemente, sobre el tema de regalías, no he podido sacarme de la cabeza al famoso filósofo americano John Rawls. La actual distribución de las regalías claramente no cumpliría con el reparto que emanaría del famoso ejercicio rawlsiano del 'velo de la ignorancia'; no sólo desde un punto de vista interdepartamental, sino desde un punto de vista intergeneracional.

Trataré de explicarme. Si estuviéramos en un momento hipotético del tiempo en el cual ninguno de los departamentos supiera cuál es su potencial acervo de recursos naturales -es decir, si estuvieran cubiertos por el 'velo de la ignorancia'-, y se tuviera que decidir la forma en la que se repartirían unas potenciales regalías, muy seguramente se llegaría a una repartición relativamente equitativa de estas. Ante la posibilidad de que la providencia favoreciera sólo a uno o a unos pocos departamentos con recursos naturales, estos elegirían ex ante una distribución que de alguna manera beneficiara a todos.

El actual esquema de regalías colombiano no cumple con una asignación equitativa. Del total de recursos por regalías que se deriva de una explotación minero-energética, el 72% va hacia el departamento y el municipio productor, en tanto que que sólo el 20% se destina al Fondo Nacional de Regalías que -en principio- se podría distribuir entre los 32 departamentos. Mientras un departamento como Casanare recibió en el 2009 $693.000 millones en regalías, Chocó sólo recibió $10.000 millones.

Por otro lado, el actual esquema de regalías tampoco cumple con el criterio de equidad intergeneracional. Volviendo al ejercicio filosófico del 'velo de la ignorancia', si reuniéramos a la generación actual y futura para repartir un beneficio temporal -como lo podría ser el inminente auge minero-energético- sin saber cuándo este se daría, seguramente se llegaría a una distribución que repartiría de forma más equitativa los ingresos a través de las diferentes generaciones.

La falta de ahorro de los actuales ingresos por regalías y el no usar estos en proyectos de inversión que generen recursos a futuro, denotan claramente la inequidad intergeneracional del actual esquema. Por ejemplo, en el 2009, más de $650.000 millones de regalías fueron destinados al Fonpet para pago de pasivo pensional regional, un gasto corriente y no una inversión hacia el futuro. Ni que decir de los recursos que se asignan de manera ineficiente o son capturados por clientelas corruptas, de los cuales las futuras generaciones no verán ni un pelo.

En 2009 los ingresos que percibió el país por concepto de regalías ascendieron a 5.1 billones. Los pronósticos sugieren que estos pasarán a 12 billones para el 2013.

Ante este escenario, se vuelve crítico que el país dé una discusión sobre la repartición y el uso que se le pretende dar a esos flujos futuros de regalías. Más aún, de no darse esta, se podrían tornar inocuos los esfuerzos que está haciendo el Gobierno por evitar una eventual enfermedad holandesa, vía la implementación de una regla fiscal. Si bien podría ser difícil políticamente lograr una redistribución de los ingresos provenientes de las minas y pozos en funcionamiento, una alternativa sería buscar una redistribución de aquellos que provengan de nuevos hallazgos. De esa manera, estos nuevos recursos podrían utilizarse en proyectos de inversión que apunten a incrementar la productividad del resto del sector transable, en los departamentos con recursos naturales y en los que no fueron favorecidos con ellos.

Estas inversiones deben cumplir criterios claros, ser sostenibles, ser resultado de un consenso público-privado, y apuntar hacia una mayor competitividad de las regiones en el largo plazo. Sólo así se estaría migrando hacia una equidad interdepartamental. 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado