1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
María Claudia Lacouture
análisis

Nosotros exportamos hoy, ellos lo harán mañana

El futuro de las divisas para Colombia no puede seguir dependiendo de las materias primas. 

María Claudia Lacouture
POR:
María Claudia Lacouture
mayo 29 de 2017
2017-05-29 06:21 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c83a088c2.png

Las Islas Seychelles son un pequeño territorio en el océano Índico, al oriente de África. Es prácticamente imposible verlo en un mapa, a menos que uno lo esté buscando. Sin embargo, los que sí lo vieron fueron unos empresarios colombianos que en el 2016 realizaron exportaciones a ese destino por 33.646 dólares.

Los productos que ingresaron incluyen rosas, prendas de vestir, imitación de joyería y artículos de uso médico como agujas, cánulas y jeringas.

Este país pertenece geográficamente al África y es una de las 34 naciones de ese continente que importaron bienes colombianos el año pasado. Hubo negocios con ellos y con 150 países más, en el 2016, para sumar 184. Desde los 510 kilos de rosas que compraron en Macedonia (estado de la península de los Balcanes) por 204 dólares; hasta los 10.206 millones de dólares que adquirió nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

Estos tres territorios forman parte de una lista de 191 que entre el 2010 y el 2016 aumentó en 23. Son aquellos destinos adonde han ido llegando las ventas nacionales diferentes del sector minero-energético, de las cuales cerca de la mitad (USD14.400 millones en 2016) corresponden a sectores agrícolas e industriales.

El futuro de las divisas para Colombia no puede seguir dependiendo de los productos básicos. Eso lo tenemos absolutamente claro en el Gobierno, y en especial en el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Por eso trabajamos de la mano con los empresarios nacionales para que generen productos con valor agregado y sofisticación, capaces de competir en los mercados internacionales.

Aunque tenemos logros, sabemos que se trata de un esfuerzo cuyos verdaderos resultados solo se verán en un mediano o largo plazo. Se trata de acciones que implican cambios profundos en las empresas, de puertas para adentro. Se trata de modificar la mentalidad de exportador de excedentes por la de aquel que tiene en la mira consumidores de cualquier parte del mundo.

Hemos implementado un programa de transformación productiva, PTP. Traduce en hechos la Política de Desarrollo Productivo, PDP, aprobada por el Consejo Nacional de Política Económica y Social, Conpes. Priorizamos cadenas productivas con bienes y servicios específicos para cada uno de los 32 departamentos de Colombia, definidos de acuerdo con las posibilidades regionales y demanda internacional, organizados en 8 ejes. De esta manera trabajamos.

Así fue como el proyecto Aldea de INNpulsa apoyó en innovación y emprendimiento al empresario bogotano que cambia monedas por billetes, pero a través de una máquina.

Así les ayudamos a fabricantes de dulces y chocolates de Huila, Santander y Valle a ahorrar 66 millones de pesos anuales mediante transferencias de tecnología que cambiaron sus procesos de enfriamiento, verificación de peso y codificación.

Así financiamos con una línea de INNpulsa al empresario colombiano que requería capital para poner la información relevante de sus compatriotas y colegas en la seguridad de la nube.

Así fortalecimos el clúster de cueros del Quindío, junto con la Cámara de Comercio de Armenia, para, entre otras acciones, preparar al capital humano de cinco empresas en procesos de acabados de cuero de alta calidad.

Así 18 empresas colombianas reciben capacitación en el cumplimiento de normas, reglamentos técnicos, mejores prácticas, producción y técnicas de manejo dentro del Programa de Calidad para el Sector Cosméticos SAFE + del Gobierno suizo
Así el exportador de máquinas para hacer empanadas participó en un proyecto para desarrollar tanques de refrigeración de lácteos que derivó en una red de centros de investigación y desarrollo para unir empresas y universidades en un encadenamiento productivo.

Así, cuatro frigoríficos de Bogotá, Caldas, Cesar y Córdoba recibieron acompañamiento y asistencia técnica en procesos que garantizan la inocuidad de los alimentos, para implementar requisitos de acceso al comercio exterior.

Así participamos del proyecto regional de Ecoetiquetado Ambiental con recursos alemanes, para homologar entre países el cumplimiento de exigencias de sostenibilidad en mercados internacionales.

Así trabajamos, mirando cual es la transformación que impactará cada empresario. La que requirieron unos productores de leche fue ajustar sus rutas de acopio. La que abrió un nuevo campo en la logística fue la aplicación de tecnologías de última generación en una biblioteca. Cada caso es diferente, cada necesidad es específica. No hay una fórmula mágica ni una estrategia multiusos. Todos pueden cambiar, acorde con sus conocimientos y fortalezas.

Y para aquellos que ya están en la carrera (o en el partidor) hacia los mercados del mundo, despejamos el camino. Eliminamos 840 barreras a las exportaciones.
Modernizamos instrumentos tradicionales de promoción comercial y creamos otros nuevos. Buscamos oportunidades para incluir más productos en los 12 acuerdos comerciales que facilitan la relación de negocios con 73 países y estamos a la ‘caza’ de nuevos mercados.

No estamos solos. La transformación productiva es un trabajo que involucra las empresas, la academia, los gremios y todo el aparato productivo. No lo veremos completado en este gobierno, pero nuestra responsabilidad es inaplazable. Nuestro compromiso es con el futuro.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado