1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
María Constanza García

Nueva fiscalización: la clave

¿Oportunidad o riesgo? Este ha sido el gran interrogante en torno al cual se viene debatiendo la conveniencia de la minería en Colombia.

María Constanza García
POR:
María Constanza García
diciembre 11 de 2012
2012-12-11 02:35 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c45088a76.png

Voces críticas argumentan la debilidad institucional del sector, la falta de conocimiento sobre el potencial minero, la dimensión de la minería ilegal y su afectación a las comunidades, y el gran impacto al medio ambiente.

No obstante, el Gobierno es consciente de estas falencias y las asume como una gran oportunidad para mejorar y darle mayor ímpetu a una actividad de gran potencial, si se ejecuta como es debido. Por eso, lidera, desde varios frentes, una estrategia integral que le brinde al país la posibilidad de contar con una minería de siglo XXI, motor de desarrollo y progreso, acorde con las exigencias sociales y medioambientales. Bajo ese propósito trabajamos todos.

Me centraré en una de las estrategias más ambiciosas del sector y cuyo liderazgo está en cabeza de la nueva Agencia Nacional de Minería (ANM): la nueva fiscalización integral de los títulos mineros del país. Hasta ahora, y básicamente por restricciones presupuestales, su alcance resultaba limitado, dejando mucha información sin develar y acciones a medio camino. Hoy, la situación es otra. Contamos con una partida de $337 mil millones, que por primera vez permitirá auditar la totalidad de los títulos mineros del país (más de nueve mil), lo que arrojará una fotografía más precisa sobre lo que está sucediendo con la exploración y explotación minera en el país.

Bajo el nuevo régimen de regalías, el Ministerio de Minas amplió la función de fiscalización a títulos mineros a la ANM, que en una extensión superior a las cinco millones de hectáreas comenzó a verificar, bajo el nuevo enfoque, el pleno cumplimiento de las obligaciones económicas, técnicas, operativas, legales y ambientales en cada uno de los títulos mineros en todo el territorio. En la práctica, habrá una mayor cobertura en la verificación del cumplimiento de las obligaciones en campo; una disminución de operaciones mineras inseguras; más control a las prácticas mineras ilegales, y a los reportes de producción de minerales y al pago de las contraprestaciones económicas.

¿Por qué la fiscalización es la clave? Dado que la información que se obtendrá nos brindará mayor aproximación a la realidad de la actividad minera, la ANM podrá hacer una planificación más precisa y una gestión focalizada y efectiva, sobre todo en aquellos temas críticos de su desempeño.

La nueva fiscalización, ahora enfocada en la mejora continua del sector, tiene más énfasis en la acción preventiva que en la sancionatoria, y ofrecerá acompañamiento permanente para responder a las necesidades del ramo, mejorar la calidad del empleo y la formalidad laboral, así como velar por el cumplimiento de las normas ambientales y de seguridad minera que garanticen que esta actividad se efectúe de manera segura, responsable y eficiente.

Hoy, robustecida con recursos de las regalías y ante la perspectiva de una mayor expansión minera, la nueva fiscalización adquiere otra dimensión, particularmente para un sector donde hay riesgos, pero también oportunidades. Trabajamos como un equipo para que el país cuente con un sector moderno, basado en buenas prácticas públicas y privadas, y con un mayor sentido de responsabilidad social y ambiental.

MARÍA C. GARCÍA

PRESIDENTA ANM

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado