1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
María Lucía Castrillón

‘Compre colombiano’

María Lucía Castrillón
POR:
María Lucía Castrillón
octubre 11 de 2013
2013-10-11 02:02 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7ba5983781.png

En las últimas semanas se produjo un crecimiento exponencial en redes sociales de una campaña que invita a comprar colombiano, basado en la identificación del prefijo del número 770 en el código de barras. El eslogan es: “Si empieza por 770, es un producto colombiano - Compra inteligente, compra colombiano”.

Dicha imagen logró volverse viral, y por cuenta de ello es posible que hoy muchos colombianos piensen que si el prefijo 770 está presente en el código de barras, están comprando un producto nacional. Pero esto no es así. Solo basta con ir a un supermercado para darse cuenta de que se pueden encontrar en las vitrinas vinos franceses o tallarines tailandeses importados, con el prefijo 770 en su código de barras. Este número no indica necesariamente que el producto sea nacional: el prefijo 770 identifica el país que otorgó el código de barras, no el de origen.

Aplaudimos, no obstante, el propósito de la campaña de invitar a comprar colombiano. Esto confirma lo que ya habíamos detectado antes: el consumidor de nuestro país necesita información sobre la procedencia de los productos, lo que se denomina CoOL, (Country of Origin Labelling - Etiqueta de País de Origen-).

No solo es ser CoOl, sino saber serlo. Sin embargo, un producto que dé información de su país de origen tiene una gran responsabilidad. Para explicar el porqué, quisiera exponer un caso muy diciente: el de Bangladesh. En los últimos 20 años, esta nación logró convertirse en el segundo exportador mundial de ropa. Sus más de 5.500 fábricas textiles representan el 80 por ciento de las exportaciones, dan trabajo a 3,5 millones de habitantes y maquilan para importantes marcas, como Benetton, el Corte Inglés, Mango, Carrefour, entre otros.

Hasta hace unos meses, ‘Hecho en Bangladesh’ se asociaba de manera inmediata con diseño, calidad y bajo costo. Hoy, después del lamentable incidente del 24 de abril del 2013, en el que murieron más de mil personas producto del hundimiento de una fábrica de maquila textil, ‘Hecho en Bangladesh’ es sinónimo de condiciones laborales indignas.

En las redes sociales, millones de personas se han manifestado en contra de los productos ‘Hecho en Bangladesh’, lo que llevó a que las 32 empresas-clientes más importantes de las fábricas textiles de este país pactaran un acuerdo para no comprar en fábricas que violen estándares de seguridad industrial.

Este caso resalta dos situaciones muy relevantes: una de ellas es que el consumidor de hoy está evolucionando progresivamente hacia un consumo consciente y responsable, en el cual variables como protección al trabajador, al medio ambiente y a la nación de origen, cada vez tienen mayor relevancia en su decisión de compra. La segunda es que un producto con una etiqueta ‘hecho en…’ representa a toda una nación. En este contexto, los productos con etiqueta ‘Hecho en Colombia’ tienen el gran reto de satisfacer el mercado, pero, sobre todo, de representar con dignidad al país.

Entre tanto, sienta a Colombia. Compre colombiano y produzca productos y servicios que nos hagan sentir orgullosos. Así se construye país entre todos.

María Lucía Castrillón S.

Gerente de Propaís

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado