1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Mauricio Cabrera Galvis
columnista

Los bienes de las Farc

Respecto a los bienes, es inaplazable la obligación de los antiguos guerrilleros de entregarlos para la reparación de las víctimas.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
agosto 28 de 2017
2017-08-28 08:35 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

El éxito del proceso de paz depende de que se cumplan los compromisos del acuerdo. De que los ejecuten las dos partes, no solo una de ellas. Por eso, la estrategia de quienes han ligado su futuro político al fracaso del proceso es doble: de un lado, tratar de demostrar que las Farc están incumpliendo lo pactado, pero al mismo tiempo poner todas las trabas para impedir que el Estado haga su parte.

El debate público de esta semana sobre los bienes que van a entregar las Farc es el ejemplo más reciente de esa doble moral, que ya se había manifestado en otros casos como la desmovilización a las zonas veredales o la entrega de las armas y las caletas.

Respecto de los bienes, es inaplazable la obligación de los antiguos guerrilleros de entregarlos para la reparación de las víctimas. Tiene toda la razón el Fiscal cuando exige el inventario completo de estos y anuncia que perseguirá y aplicará la extinción de dominio a aquellos que no sean entregados. Sin embargo, el alboroto que se armó con su carta es un caso típico de la ‘no reciprocidad lógica’ que Estanislao Zuleta decía que era una doble falsificación: “no solo irrespetamos al otro, sino también a nosotros mismos, puesto que nos negamos a pensar efectivamente el proceso que estamos viviendo”.

Primero, por la caricatura que los políticos de la derecha quisieron hacer del inventario al quedarse en lo anecdótico de los trapeadores y estopas, y afirmar, con mentiras, por ejemplo, que solo entregaban 130 vacas. La verdad es que los bienes que van a entregar valen casi un billón de pesos. No sé si sea todo su patrimonio –la Fiscalía lo debe investigar–, pero sí es una cantidad enorme de plata, y mucho más comparada con lo poco o nada que proporcionaron los paramilitares cuando su supuesta desmovilización.

¿Acaso es mejor lo que se hizo con los jefes paramilitares y asesinos como ‘Popeye’: que paguen unos cuantos años de cárcel y después salgan a gozar de sus fortunas mal habidas, sin dar nada para resarcir a sus víctimas?

Lo que es una ley del embudo inaceptable es que quienes más se rasgan las vestiduras por los supuestos incumplimientos de las Farc, y especulan, sin pruebas, que dejaron armas escondidas o que tienen más plata en paraísos fiscales, son los mismos que se opusieron al fast track para la implementación del acuerdo, demoraron la aprobación de la amnistía, rechazan la Justicia Especial y le ponen zancadilla a la reforma política.

Los que exigen a los antiguos guerrilleros el cumplimiento a la letra de todos los acuerdos y no aceptan ni unas semanas de demora en el cronograma, son los mismos que quieren hacer trizas el acuerdo de paz, es decir incumplir de manera definitiva los compromisos que asumió el Estado. ¿Con qué derecho se atreven a exigirle a los guerrilleros desmovilizados que cumplan su parte del acuerdo si ellos quieren ponerle conejo?

Coletilla: hasta ahora el más grave incumplimiento del Estado es el no garantizar la vida de los desmovilizados ni de los líderes sociales. Este año han sido asesinados 23 exguerrilleros de las Farc o sus familiares, y 135 líderes de derechos humanos; este es un incumplimiento que ya no es reparable. Sería deseable que el Fiscal denunciara e investigara estos delitos con la misma diligencia y prontitud con que alerta al país sobre los incumplimientos de la guerrilla.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado