1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Mauricio Cabrera Galvis
columnista

Pelea por los votos de la derecha

Lo que pasará es que se va a descongestionar el centro del tablero, y va ser más mucho dura la competencia por los votos del flanco de la derecha.

Mauricio Cabrera Galvis
POR:
Mauricio Cabrera Galvis
octubre 16 de 2017
2017-10-16 08:05 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7861ade3cd.png

¿Cuáles son las consecuencias políticas de la decisión de Cambio Radical y Germán Vargas de declarar abiertamente su oposición al proceso de paz y romper con el gobierno Santos, después de haber utilizado por siete años el presupuesto y los cargos públicos para su propia campaña? ¿Cómo altera esta decisión el panorama de la campaña presidencial?

Un efecto manejable es la dificultad que tiene la coalición oficial para aprobar en el Congreso las leyes necesarias para la implementación del acuerdo. Pero, a pesar de las maniobras dilatorias del presidente de la Cámara, parece que el gobierno logrará los votos necesarios, sobre todo después del blindaje que dio la Corte Constitucional al acuerdo en la Habana.

Más complicadas son las repercusiones sobre el tablero del ajedrez electoral, en el cual de se van a reacomodar todas las fichas de la campaña. Lo que pasará es que se va a descongestionar el centro del tablero, y va ser más mucho dura la competencia por los votos del flanco de la derecha. Por eso, los más preocupados por el nuevo panorama son el uribismo y la alianza del ‘No’.

Con su decisión, Vargas está renunciando a buscar los votantes de la franja del centro y centro-izquierda, que podrían estar dispuestos a apoyar a cualquier candidato que defendiera el proceso de paz, como lo hicieron para derrotar a Zuluaga en el 2014. En un cambio radical a su estrategia, ahora en vez de mostrarse como el continuador de las ejecutorias del gobierno en el que trabajó por dos periodos, el exvicepresidente quiere posicionarse como la mejor alternativa para derrotar al castro-chavismo de Santos. Ese fue el objetivo que plantearon los miembros del comité que se inscribió para recoger firmas para su candidatura.

Detrás de esa estrategia deben haber encuestas y mediciones del clima de opinión que les muestren que son más numerosos los votos que pueden conseguir en la banda derecha del tablero que en la del centro. Entonces, Vargas entra a competir directamente por los votos de la derecha, que hasta ahora eran de propiedad exclusiva del CD y la alianza del ‘No’, minando así, casi, la certeza que tenía la alianza de los expresidentes conservadores de pasar a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales.

La pelea va a ser a mordiscos porque en el contexto de una campaña con tantos candidatos, es difícil que la franja de la derecha tenga los votos suficientes para que dos de sus candidatos ocupen los dos primeros lugares en la primera vuelta, y solo pasaría uno. Con ese panorama, ya se oyen los rumores de conversaciones y hasta un eventual acuerdo entre Vargas y el expresidente del todo vale. Aunque la política es dinámica y no se puede descartar ninguna alianza, esta parece difícil por los antecedentes de traiciones y recriminaciones entre las dos partes.

Por supuesto, el resultado final también dependerá de cómo se muevan las fichas al otro lado del tablero, y hay que hacer todo el esfuerzo para que la fuerzas progresistas y partidarias del proceso de paz tengan la sensatez necesaria para unirse antes de la primera vuelta y presentar un solo candidato que congregue todos los apoyos de este lado. Si lo logra, ¿quién quita que hasta pueda ganar en la primera vuelta?

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado