1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Nicola Stornelli García
Análisis

Un internet para ricos, otro para pobres

Colombia no sale bien librada en el último en el último informe del Índice de Desarrollo TIC, de la Unión Internacional de Telecomunicaciones.

Nicola Stornelli García
POR:
Nicola Stornelli García
febrero 28 de 2017
2017-02-28 08:19 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/24/56cdc2d07227e.png

Mientras en la gran mayoría de los países del mundo están preocupados por cómo mejorar el ancho de banda para todos los ciudadanos, en Colombia la entidad encargada de regular el mínimo ancho de banda que ofrecen los operadores, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC), pone en discusión un borrador en el que crea un trato discriminatorio y desigual para las regiones de menor desarrollo económico del país, al proponer un ancho de banda diferenciado por regiones.

El agua o el fluido eléctrico que ofrecen las empresas de servicios públicos en Tumaco, Simijaca o Uribia debe ser igual para todos los colombianos. Permitir que se ofrezca un internet de menor calidad en ciertas regiones es igual de ofensivo a decir que en Buenaventura pueden ofrecer agua de mala calidad.

Estamos en la era de la información, que nos debe permitir el paso a la era del conocimiento. Se habla de la economía del conocimiento y del reconocimiento del mismo como un activo de mucho valor de los países y empresas. Y es internet la que ha propiciado el advenimiento a estas nuevas eras. Decir que en Maní (Casanare) no merecen un internet de banda ancha de calidad y robusto es, por lo menos, decir que están condenados a la ignorancia.

El documento de marras se llama ‘Definición de banda ancha para Colombia, documento soporte, regulación de infraestructura’, y es de diciembre del 2016 (http://bit.ly/2jAgvEC ). Ya hay un proyecto de resolución que mantiene la horrible discriminación del documento soporte. Quizás porque nos son muchos los preocupados por el tema o porque a los grandes operadores les conviene y, obviamente, no han hecho bulla al respecto.

Hace más de seis años le vengo pidiendo a Telefónica que instale el servicio de adsl en San Diego (Cesar) y no lo han hecho, y eso que hoy pasa la fibra óptica de Tv Azteca y la Nación por ahí. La provincia no tiene derecho a conocer Netflix ni a disfrutar de video llamadas de calidad, por mencionar dos cosas. ¿O ustedes creen, amables lectores, que con la banda ancha móvil podemos ver House of Cards o hablar con el hermano que vive en España?

Para rematar, el MinTIC acaba de colgar el borrador de resolución para la subasta de la banda de 700 Mhz, llamada la ‘joya de la corona’, como ya lo registró el portal www.evaluamos.com, y en ningún lugar aparece el término LTE. Primero fue Molano y ahora Luna. Y hay que decirlo así: quieren ‘joder’ al país. Porque eso es condenarlo al atraso total. La banda ancha móvil, angosta, y las zonas wifi, el embeleco del ministro Luna, no son la solución a los problemas de conectividad del país. A menos que pensemos que el país son Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla y Bucaramanga.

Esa subasta y esa definición de banda ancha son un paliativo para los grandes operadores del país por los problemas económicos que han tenido, últimamente, pero el Estado no está para pensar en el PyG de Telefónica, América Móvil y Millicom. Si el MinTIC quiere seguir propiciando el crecimiento de la banda ancha móvil lo menos que debe hacer es colgarle el término LTE a la subasta de la banda de 700 Mhz. No hacerlo, lo repito, sería una canallada con el país y un enorme favor a las telcos.

El Estado está para pensar en el desarrollo del país. El Índice de Desarrollo TIC es una métrica desarrollada por la Unión Internacional de Telecomunicaciones, que permite medir y comparar el alcance de las TIC, así como el tamaño de la brecha digital entre diferentes países y regiones, y en el último informe de diciembre del 2016, Colombia no sale tan bien librada. No estamos tan bien como cacarean las autoridades del ramo y no estamos tan mal si nos comparamos con nuestros vecinos.

En el artículo ‘Más allá de la brecha digital: la apropiación social de las TIC como opción para la inclusión’ escrito por Catalina Escobar, Ana Isabel Restrepo y Andrés Castrillón para el documento ‘Equidad e Inclusión Social’ de la OEA dice: “además, según el Departamento de Estado de los Estados Unidos, muchas de las personas que cuentan con algún tipo de acceso a internet, están limitadas al uso de servicios móviles costosos que carecen de la calidad y utilidad de la banda ancha de alta velocidad (DipNote, 2016).

Por lo tanto, muchas de las personas más pobres del mundo están excluidas de los beneficios de la conectividad fiable, asequible, incluyendo el acceso a las herramientas clave que apoyan a diversos sectores, desde la asistencia sanitaria a la educación, así como empresarios y pequeñas empresas”.

Nicola Stornelli García
Analista e investigador de las TIC.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado