1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Nicolás de Zubiría Gómez

Tendencia al multilateralismo

El estallido de la más grande burbuja ha causado el fracaso posiblemente más grande desde la Depresi

Nicolás de Zubiría Gómez
POR:
Nicolás de Zubiría Gómez
diciembre 02 de 2008
2008-12-02 01:31 a.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/19/56c7c551739ac.png

Hoy los retos que encara la economía global son más graves de lo que eran hace una década. Wall Street está en el centro del 'desorden', por lo cual su estatura y autoridad intelectual ha descendido. El secretario del Tesoro norteamericano, señor Paulson, y el líder del Federal Reserve, señor Bernanke, están batallando para prevenir la implosión de su propio sistema financiero. En vez de dictar términos duros a gobiernos asiáticos, región donde han estado ocurriendo varios defaults, los dos altos oficiales norteamericanos han estado pidiendo al congreso en Washington dinero público para manejar las 'securities tóxicas' que es como hoy llaman los documentos que están siendo no pagados.

A pesar de que la crisis se está extendiendo más allá de Estados Unidos, muy pocas cabezas han estado mostrando mucho signo de liderazgo. Europa parece no estar al corriente, y los políticos norteamericanos han sido lentos para reconocer la escala de sus propios problemas. China, la más grande y resiliente economía emergente, se ha mantenido al margen y el Fondo Monetario Internacional ha hecho muy buenos análisis pero no tiene importancia política.

Desafortunadamente, los bancos centrales aun cuando lo creativos que puedan ser, no podrían ordenar el desorden existente, y no lo acabarán con sólo inyecciones de liquidez. Ello es porque esta es una crisis de solvencia como también de liquidez. El estallido de la más grande burbuja de la historia ha causado un fracaso que posiblemente será el más grande desde la Depresión, que afecta a muchos países simultáneamente. A través de los bancos del mundo rico, también hay insolvencia. A medida que se desarrolla el mal, los bancos forzarán hacia abajo los precios de activos y debilitarán las economías que están cayendo, de modo que el desorden sólo empeorará. La incertidumbre y el pánico ya solamente ampliarán el problema a medida que los bancos tratan de conseguir efectivo.

La tarea urgente es prevenir la crisis bancaria multipaíses que resultaría en una catástrofe económica global. Pero gracias a la importancia creciente de los mercados emergentes, la economía mundial se ha vuelto más resiliente a los problemas en sus más ricas esquinas. El capital es abundante fuera de las finanzas de los países occidentales. Ahora que los precios de las commodities se despluman, los bancos centrales de los países ricos, tienen suficiente caja para servir de cojín a las debilitadas economías.
Una estrategia multilateral exitosa para neutralizar la crisis.
Ahora, se pudieran bajar las tasas de interés, lo que ya está. Es el caso de Estados Unidos, que ya está lanzando al torrente monetario un plan de US$700 billones para intervenir documentos respaldados para hipotecas. Otros gobiernos también están actuando, como es el caso de la nacionalización de cinco bancos europeos. Además, varios gobiernos europeos han garantizado los depósitos y en algunos otros, garantizando las deudas de sus bancos.

Una estrategia multilateral para parar la crisis, hace más posible que el mundo cumpla, que aprenda las lecciones correctas. Mucha gente culpa que la actual situación la tienen los especuladores.

Más bien parece que todo se debe a los excesos de la parte financiera norteamericana. La burbuja, tuvo muchas causas, incluyendo el dinero barato, regulaciones mandadas a recoger, distorsiones gubernamentales y mala supervisión.
 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado