1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Otros Columnistas
opinión

Termina el tiempo del dinero barato

Después de casi una década de imprimir dinero y con tasas de interés en cero, el cambio para los mercados será trascendental.

Otros Columnistas
POR:
Otros Columnistas
agosto 16 de 2018
2018-08-16 08:00 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/04/05/5703e5663d293.png

Los inversores han debatido durante años sobre cómo reaccionarán los mercados mundiales cuando la generosidad de los bancos centrales termine inevitablemente con el dinero súper barato. Ahora, la marea de la liquidez está a punto de cambiar y solo hay unos pocos meses para adaptarse.

Los cuatro bancos centrales más grandes del mundo –la Reserva Federal de EE. UU., el Banco Central Europeo, el Banco de Japón y el Banco de Inglaterra– han inyectado alrededor de 13 billones de dólares a la economía mundial desde la crisis del 2009, aumentando drásticamente sus propios balances financieros. Los mercados alcanzaron alturas vertiginosas durante la era del dinero fácil, pero la corriente se secará hacia fines de año.

Por primera vez desde el 2011, se espera que en el 2019 los bancos centrales absorban más efectivo del que inyectan. El BCE dejará de comprar bonos adicionales a fines de este año, y aunque la Fed ha estado reduciendo su cartera durante casi un año, el ritmo al que lo hace se acelerará a partir de octubre, eliminando 50.000 millones de dólares al mes de los mercados. Bonos por valor de 470.000 millones de dólares saldrán de su balance en el 2019.

Después de casi una década de imprimir dinero y con tasas de interés en cero, el cambio para los mercados será trascendental. Steve Donze, macroestratega senior de Pictet Asset Management, estima que la liquidez neta mundial bajará en 100.000 millones de dólares el próximo año.

Los bancos centrales pasarán de generar medio billón de dólares este año en base anualizada a cero al final de 2018 e irán a negativo el próximo año (...) un punto de inflexión definitivo”, dijo.

Destetar a los mercados del dinero fácil puede ser complicado. El torrente de liquidez de los bancos centrales ha penetrado en todos los rincones, desde el buen vino y el arte, hasta los bienes raíces, los bonos basura y los mercados emergentes.

Reuters

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado