1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Editorial / Camino hacia adelante

Los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad de Vida muestran avances indudables, que da lugar

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 21 de 2011
2011-03-21 08:25 p.m.

Una interesante radiografía de la realidad colombiana fue la que dio a conocer el Dane el viernes pasado, cuando fueron publicados los resultados de la Encuesta Nacional de Calidad de Vida. La medición se hace desde 1997 a través de sondeos presenciales que, en el caso del 2010, tuvieron lugar en 14.801 hogares de todo el territorio a finales del año pasado. El objetivo central del trabajo es cuantificar las condiciones en que vive la población, así como obtener indicadores de pobreza y desigualdad, fundamentales para el diseño, seguimiento y evaluación de las políticas públicas. El resultado, en general, muestra avances indudables con respecto a la muestra del 2008. Por ejemplo, la cobertura de los servicios públicos ha seguido creciendo. Así, 98 por ciento de la población tiene acceso a electricidad, 88 por ciento a acueducto, 71 por ciento a alcantarillado y 81 por ciento a recolección de basuras. Tales cifras están entre medio y un punto porcentual por encima de las de hace un par de años, lo cual muestra que se sigue ganando terreno. Particularmente llamativo es lo que sucede con el gas natural, pues 52 por ciento de los hogares declara estar conectado a la red pública, 5 puntos porcentuales más que en el 2008. A su vez, mientras el acceso a la telefonía fija descendió en más de 4 puntos hasta el 40 por ciento, el de la telefonía celular llegó al 88 por ciento con un alza de 5 puntos. Por otra parte, es importante destacar que el analfabetismo continúa su descenso hasta el 6,3 por ciento y que la escolaridad aumenta. Si alguien quiere una prueba de la evolución reciente le basta remitirse al dato según el cual los años de educación de las personas de más de 35 años son 7,2 (6 meses más que en el 2008), en tanto que para el grupo entre 20 y 34 años esa cifra asciende a 10. En otras palabras, los jóvenes estudiando son más que la generación de sus padres. A su vez, en lo que hace a la salud, el 89 por ciento de los colombianos está afiliado al sistema de seguridad social, casi 3 puntos más que hace dos años, lo cual equivale a un total de 40 millones de personas. De ese número, 52 por ciento pertenece al régimen subsidiado y el saldo al contributivo, lo que refleja el gran esfuerzo financiero hecho por el Estado en la pasada década y media. Eso ha permitido que la proporción de los niños menores de cinco años que asisten a controles de crecimiento llegue al 83 por ciento, más de 6 puntos porcentuales por encima del 2008. Dentro de ese listado, salta a la vista un tema importante, ya que el índice de hogares que dice tener vivienda propia totalmente pagada descendió del 44,9 al 43,2 por ciento del total, mientras que el porcentaje de quienes la están pagando también bajó del 6,1 al 5,3 por ciento. Dicho de otra manera, la proporción de gente en arriendo ha subido significativamente, lo cual hace pensar que el propósito de construir un millón de viviendas, que es uno de los planes bandera de la administración Santos, está totalmente justificado. En otras materias, también se reflejan varios cambios. De esta forma, ha subido el índice de quienes para desplazarse a su trabajo utilizan la motocicleta, el automóvil o el sistema de transporte articulado, estilo TransMilenio. De la misma manera, es mayor el tiempo de recorrido, lo cual hace pensar que el problema de la congestión afecta cada vez a más gente. La tenencia de electrodomésticos sube. Así, 45 por ciento de los hogares manifiesta tener una lavadora, 75 por ciento una nevera, 90 por ciento un televisor a color y 50 por ciento un equipo de sonido. Especialmente llamativo es el salto en la tenencia de computadores, que pasó de 23 al 30 por ciento de los hogares, al igual que las conexiones a Internet que llegaron al 21 por ciento, 9 puntos más que hace dos años. Como consecuencia de todo lo anterior, la proporción de familias que se considera pobre, según la opinión del jefe del hogar, disminuyó hasta 44,4 por ciento, un dato muy similar al de otros estimativos. Esa medición es de 38,9 por ciento en las cabeceras municipales, pero sube al 64,8 por ciento en el resto del país, lo cual demuestra la disparidad de ingresos entre el campo y la ciudad. No obstante, los mayores avances tuvieron lugar en la Costa Atlántica y la Costa Pacífica, algo que da lugar a cierto optimismo, pues muestra que, a pesar de todo lo que falta, el país parece estar yendo hacia adelante.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado