Oportunidad en ‘commodities’ para el 2011 | Opinión | Portafolio
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada

Oportunidad en ‘commodities’ para el 2011

La demanda de ‘commodities’ arranca por el crecimiento demográfico insostenible que estamos viviendo

Redacción Portafolio
POR:
Redacción Portafolio
marzo 04 de 2011
2011-03-04 12:31 a.m.

El año 2010 observamos cómo los commodities superaron las acciones, los bonos y el dólar americano. Una combinación de crecimiento en la demanda de los inversionistas por activos duros y un incremento en el apetito de materias primas en las economías emergentes, presionaron hacia arriba los precios de estas últimas.
Las ganancias en el índice Commodity Research Bureau (CRB) fueron lideradas por el algodón, que creció un 92%; la plata ( más usado en la industria), se incrementó un 84%; el maíz, con un 52%,y el café, que saltó en un 77% a un precio que no visitaba hace 13 años, empujado por los problemas en inventarios y malas temperaturas que afectaron las cosechas en Sur América. Finalmente el azúcar subió un respetable 19%.
El mercado alcista de los productos básicos comenzó en 1999. El Goldman Sachs Commodity Index (GSCI) se incrementó 372%, desde el 1 de enero de 1999 hasta el 31 de diciembre del 2010. Durante ese mismo periodo, el S&P 500 no alcanzó a aumentar el 1%, la verdad sea dicha, en materia de acciones estamos prácticamente en los mismos niveles de 1999 y este movimiento ondular ha sido una constante desde el siglo pasado, con subidas y bajadas que no han permitido una tendencia estable en el tiempo.
En mi opinión, la demanda creciente de commodities puede ser atribuida a 3 factores:
- Se incrementó la demanda de los commodities por la explosión demográfica insostenible y por un rápido crecimiento económico que elevó el consumo de la clase media en mercados emergentes, principalmente China e India.
- Excesiva emisión de efectivo por los bancos centrales, conjugada con tasas de interés muy bajas en la mayoría de países, lo cual genera una liquidez importante, que en escenarios de ciclos negativos de finca raíz se convierten en demanda adicional en los activos de riesgo, como commodities.
- Patrones climáticos destructivos a escala global que afectaron las cosechas.
Estos componentes mezclados han enviado los precios de los commodities a niveles récord no vistos en décadas, examinemos uno a uno; la demanda de commodities arranca por el crecimiento demográfico insostenible que estamos viviendo en el planeta. Se calcula,según cifras de las Naciones Unidas, que para el 2050 la Tierra podrá superar los 10.000 millones de habitantes (actualmente 6.500 millones); para tratar de dimensionar esta tasa de crecimiento es suficiente con decir que en nuestros días se necesitan sólo 13 años para que la población del mundo aumente en 1.000 millones de personas (hace un siglo se necesitaban 130 años). Este crecimiento implica un aumento de demanda de commodities, y como todo en la vida a mayor demanda, mayor precio.
Referenciemos a China, el país más poblado del planeta que está atravesando un proceso de urbanización y está literalmente construyendo su economía. Esto significa una enorme cantidad de recursos para soportar su tasa de crecimiento. Por ejemplo, el 40% de la demanda global de muchos metales se le asigna al gigante asiático.
Se espera que el crecimiento de China esté alrededor del 9% este año, lo cual es fácilmente 3 veces el crecimiento de los Estados Unidos y 6 veces el de la zona euro, basados en las encuestas de Bloomberg de más de 69 economistas. Ahora, aunque algunos analistas pensamos que esta es una hermosa burbuja, lo cierto es que acaba de desplazar a Japón como la segunda economía en importancia en el mundo.
IMPRESIÓN DE DINERO Y TASAS DE INTERÉS Evidentemente, tras la crisis mundial que tocó fondo en el 2008, los países casi al unísono utilizaron la misma receta que se viene aplicando desde principios del siglo pasado, y que ha sido una de las fórmulas básicas del modelo capitalista como nos lo enseñó el mismo Keynes, y consiste principalmente en incrementar el gasto público para incrementar el consumo, acompañado de un aumento de liquidez, vía disminución de las tasas de interés y emisión de dinero.
Recordemos que el sector de finca raíz en la mayoría de países desarrollados está en el ciclo negativo, incluso acusado de ser protagonista de la crisis mundial, genera un eminente aumento en la liquidez que se dirige a las bolsas y activos de riesgo en general como los commodities.
EL CLIMA MUNDIAL
El año pasado, una sequía en Rusia envió al alza los precios del trigo, maíz y soya. A finales de año, los precios del maíz subieron un 93,5% desde los mínimos de junio, y terminó el año hasta el 51,8%. El trigo y la soya en el 2010 ganaron un 46,7% y 34,1%, respectivamente. Las inundaciones en Pakistán redujeron la cosecha de algodón, lo que contribuyó al aumento del 92% en el precio.
En el Financial Times del 29 de diciembre del 2010 se documentó cómo las existencias de maíz son pocas para la creciente demanda.
Los cultivos de trigo de Australia se han reducido en 10%, pero la mayor parte ha sido dañada por las peores lluvias en un centenar de años (por ahora) que no pueden servir de alimento para los seres humanos y sólo se pueden utilizar para alimentar a los animales.
Además de la sequía en Rusia que se mencionó anteriormente, este mismo fenómeno en Argentina, las inundaciones en Brasil, Colombia y Venezuela, y eltiempo extraño en partes agrícolas de China, dan como resultado un aumento de costos de los alimentos en todo el mundo en el 2010.
La mala noticia para el planeta y buena para los inversionistas de commodities es que este comportamiento, según los expertos climáticos, no sólo se seguirá presentando en el futuro cercano, sino que se va a acentuar, lo que podría generar un aumento significativo de los precios de los cereales, especialmente en vista del incremento de población mundial.
ENTONCES, ¿QUÉ PODRÍA PASAR EN EL 2011? Esperamos ver en el 2011 los mismos racionales fundamentales que vimos en 2010; creemos que las economías en crecimiento seguirán demandando alimentos, metales y petróleo, así como las políticas de crédito barato en Europa, Japón y, sobre todo, en Estados Unidos, que no dudarán en prender la maquinita de hacer verdes como lo hicieron en noviembre del 2010, cuando anunciaron la compra de $600 mil millones en valores del tesoro de EE. UU. con la emisión primaria de dólares para darle liquidez a la economía. Que se traduce casi directamente en presiones inflacionarias que beneficia a los inversionistas en commodities.
Obviamente los patrones climáticos que se vienen presentando son temas estructurales, en algunos casos irreversibles, que reflejan la idiotez del ser humano a través de la historia, acabando con nuestra casa, llamada Tierra.
Finalmente, agreguemos un argumento final y es la presión sobre el precio del petróleo, gas natural y otros combustibles, así como su correspondiente efecto en los costos de transporte e industriales que genera los problemas políticos en oriente que vienen acaparando los reflectores mundiales en los últimos días.

CÉSAR AUGUSTO CARRILLO VEGA.

Gerente General U de Capitales.


 

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado