1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Ampliando el abanico

A primera vista, el comportamiento de las exportaciones en febrero da la impresión de no haber sido tan bueno.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 03 de 2018
2018-04-03 08:44 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

A primera vista, el comportamiento de las exportaciones en febrero da la impresión de no haber sido tan bueno. Según lo reportó el Dane ayer, las ventas externas del país subieron apenas 8,3 por ciento en el segundo mes del 2017, una desaceleración notoria frente al ritmo de meses anteriores.

Sin embargo, una mirada detallada a las cifras muestra dinámicas que no deberían pasar desapercibidas. La más importante de todas es la de las manufacturas, cuyo incremento ascendió al 18,6 por ciento, por cuenta de ramos como los productos químicos o los vehículos. Así se completan cinco meses consecutivos de avance de los bienes de la industria, que todavía anda a media marcha.

También vale la pena resaltar el segmento de alimentos y bebidas, con un ascenso del 9 por ciento. Para nadie es un misterio que ya el café no las tiene todas consigo, debido al comportamiento de los precios internacionales del grano. Aun así, otros acápites como azúcar o aceite de palma han repuntado, lo que sirve para compensar el desempeño de la demanda interna.

Por su parte, el petróleo sigue siendo el renglón más importante de todos. Aquí lo curioso es que a pesar de la recuperación de las cotizaciones de los hidrocarburos, la facturación no haya subido tanto. La explicación es que el volumen de barriles exportados cayó casi 18 por ciento en febrero, algo que exigirá un análisis más detallado, pues la producción interna se mantiene en niveles similares a los del 2017.

Para completar la lista, las ventas de oro disminuyeron con fuerza. El problema en este caso es que, dada la informalidad del sector, no se sabe aún donde están las dificultades.

Pero más allá de ese caso, lo importante es que hay una diversificación mayor. Que manufacturas y alimentos crezcan por encima de los combustibles y el carbón es bueno para una economía que necesita ampliar el abanico de su ventas externas, sobre todo en un escenario de tasa de cambio menos favorable.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado