1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

China en la mira de Trump

El temor es que los precios suban o que la nación comunista decida responder con la misma moneda.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 22 de 2018
2018-03-22 08:55 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando Donald Trump anunció hace unas semanas que les impondría aranceles a las compras de acero y aluminio que entran a Estados Unidos, las reacciones en contra no se hicieron esperar. El temor de una guerra comercial generalizada llevó a que la Casa Blanca se reservara el derecho de eximir de los gravámenes a aquellos países considerados aliados, algo que se confirmó ayer cuando quedó claro que los integrantes de la Unión Europea, al igual que Brasil o Argentina, entre otros, mantendrán el acceso de siempre.

En cambio, es indudable que Washington tiene a China en la mira. En un par de semanas se dará a conocer una lista de bienes manufacturados en la nación más populosa del mundo que estarán sujetos a impuestos de importación al entrar a territorio estadounidense. Adicionalmente, se limitará la posibilidad de que Pekín invierta en empresas de alta tecnología.

Según lo dijo el mandatario norteamericano “estamos haciendo cosas por este país que se debieron haber hecho hace muchos, muchos años”. En sus cuentas, la competencia china ocasionó el cierre de 60.000 fábricas y la pérdida de seis millones de empleos.

No hay duda de que esa manera de pensar es compartida por muchos en Estados Unidos. El problema es que los especialistas señalan que la reducción de plazas en la actividad fabril está más relacionada con la automatización, para no hablar del beneficio que representa para los consumidores la llegada de productos extranjeros baratos.

En tal sentido, el temor es que los precios suban o que la nación comunista decida responder con la misma moneda. El descenso en el valor de la acción de Boeing ayer es una indicación de que se le pueden cerrar las puertas al otro lado del Pacífico.

Y es que así el déficit comercial estadounidense con China sea de 375.000 millones de dólares anuales, poner barreras no necesariamente es un buen negocio para nadie. Tal como reza el dicho ‘cuando los elefantes luchan, la hierba es la que sufre’.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado