1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Consumo, la clave

Después de que el Dane reportó la semana pasada que la economía colombiana había crecido 1,8 por ciento durante el 2017, los analistas quedaron a la espera del informe sobre cuáles componentes de la demanda resultaron determinantes para alcanzar esa cifra.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
febrero 22 de 2018
2018-02-22 09:23 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Después de que el Dane reportó la semana pasada que la economía colombiana había crecido 1,8 por ciento durante el 2017, los analistas quedaron a la espera del informe sobre cuáles componentes de la demanda resultaron determinantes para alcanzar esa cifra. La respuesta se supo ayer cuando la entidad informó que el factor fundamental acabó siendo el gasto de consumo, cuyo incremento llegó al 2,2 por ciento el año pasado.

El dato se ajusta a las previsiones de los expertos, pero lo que resultó ser sorpresivo es que el motor de la categoría no fueron los hogares, sino el Gobierno. Puesto de otra manera, de no haber sido por un alza del 4 por ciento en los giros de la Tesorería nacional, los departamentos y los municipios, el balance del año que terminó habría sido todavía peor.

Las explicaciones sobre por qué los particulares adquirieron bienes y servicios de forma moderada –la tasa de incremento apenas llegó a 1,6 por ciento– son varias. De un lado está el impacto del aumento de tres puntos porcentuales en la tarifa general del IVA. Del otro, el comportamiento de la inflación, que si bien descendió, lo hizo de manera paulatina. No menos importante es el pesimismo registrado por las encuestas, que impacta negativamente la propensión a abrir la billetera.

A la hora de decidir en qué gastaban, los colombianos privilegiaron la categoría de alimentos y bebidas, incluyendo las alcohólicas. En contraste, el dinero destinado para prendas de vestir o calzado se redujo, al anotar una caída de 3 por ciento en términos reales. Sin entrar en más detalles, todo apunta a que primaron aquellos renglones considerados como indispensables, en contra de los que se podrían describir como no esenciales.

De otro lado, la inversión privada o el sector externo pesaron poco en el resultado final. Cuando se mira hacia adelante, la lección es que un mayor consumo de los particulares es clave para que la economía avance más rápido. Si se trata de actitud o de falta de plata, es algo que se sabrá en los meses por venir.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado