Opinión
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

El precio de la tranquilidad

A la fecha, el total declarado bajo el mecanismo aprobado en el 2014 asciende a 6.511 millones de dólares, que no es una cantidad menor.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 25 de 2017
2017-05-25 08:42 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

La conocida táctica de la zanahoria y el garrote acabó funcionando. Así podría describirse lo sucedido con el impuesto complementario a la normalización de activos, que en el corte inicial de cuentas correspondiente al 2017 mostró que un número creciente de contribuyentes prefirió sincerar sus patrimonios con el fisco y no exponerse a eventuales investigaciones y sanciones.

Según las cuentas entregadas ayer por la Dian, con corte al pasado 23 de mayo a las 10 de la mañana, 8.101 personas –entre naturales y jurídicas– se acogieron al beneficio previsto en la legislación, que les permite declarar activos o desmontar pasivos ficticios, con una tarifa del 13 por ciento. Ese número supera con creces los 2.654 del 2015 y los 3.716 del 2016.

Más llamativo todavía es el recaudo, que va en casi 1,5 billones de pesos, cerca de tres veces más que el año pasado. Dicho monto podría subir, pues aquellos que deseen regularizar sus cuentas tienen unos cuantos meses más para ponerse al día, aunque en ese caso deberán cancelar intereses adicionales.

Si eso ocurre o no, dependerá de que la Dian empiece a apretar tuercas con la información que tiene a su alcance. Por ejemplo, el listado de colombianos con cuentas bancarias en Estados Unidos ya fue remitido por Washington y servirá para hacer cruces y requerimientos.

A la fecha, el total declarado bajo el mecanismo aprobado en el 2014 asciende a 6.511 millones de dólares, que no es una cantidad menor. Sin embargo, la cifra palidece frente a lo que en su momento lograron Chile y Argentina.

Saber si queda mucho más por debajo de la mesa resulta imposible. Quien desee seguir escondiendo su dinero debería recordar que la tranquilidad no tiene precio y que la pena, en caso de ser descubierto, puede llevar a la cárcel.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado