Opinión
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Más alivio que euforia

Teniendo en cuenta que los vientos de la economía soplan en favor del Viejo Continente, el ánimo es positivo en su mayoría.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 08 de 2017
2017-05-08 08:31 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tras las expresiones de júbilo que saludaron en buena parte de occidente el triunfo de Emmanuel Macron en las elecciones presidenciales francesas, las prioridades pasan a ser otras. Para los interesados en la política, la inquietud es cómo va a hacer el nuevo mandatario para conseguir una mayoría parlamentaria, ya sea a través de alianzas o de impulsar a sus copartidarios con miras a los comicios legislativos del mes próximo.

Por su parte, los mercados se mostraron parcos ante lo ocurrido. Sin duda, mucho exhalaron un suspiro de alivio, pero eso no quiere decir que existan grandes expectativas con respecto a un Gobierno galo que enfrentará enormes desafíos a la hora de sacar adelante las reformas que se ha propuesto.

Aun así, lo más apreciado es que la posibilidad de un salto al vacío quedó aplazada hasta nueva orden. Puesto de otra manera, el futuro de la Unión Europea está asegurado, al igual que el del euro como moneda comunitaria. Teniendo en cuenta que los vientos de la economía soplan en favor del Viejo Continente, el ánimo es positivo en su mayoría.

Sin embargo, quienes optan por mirar las tendencias de largo plazo señalan que lo que está en juego es crucial. Si Macron tiene éxito y logra cambiar las reglas de juego tanto dentro de su país como en el ámbito europeo, el espacio para las posturas radicales se reducirá.

No obstante, en caso de suceder lo contrario, el peligro es real. Vale la pena tener en cuenta que en la primera vuelta de comienzos de abril, la extrema derecha y la extrema izquierda capturaron la mitad de los votos, lo cual implica que la mitad del electorado desea darle un vuelco radical al sistema.

Debido a ello, el peligro sigue latente. En caso de que los políticos de centro no mejoren las cosas, la probabilidad de un escenario radical subirá con fuerza.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado