1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Notas dispares

Tales palmadas en la espalda no le dicen mucho al ciudadano promedio, cuyo talante pesimista viene en alza desde hace meses.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
mayo 04 de 2017
2017-05-04 08:43 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No deja de sonar contradictorio que una amplia mayoría de los colombianos crea que la situación económica va por mal camino, mientras el Fondo Monetario Internacional hace elogios sobre la marcha del país. Pero esa es la diferencia entre apreciar la realidad de manera aislada y hacerlo dándole una mirada al contexto.

Para comenzar, la más reciente edición del Gallup Poll mostró que en abril el 79 por ciento de los encuestados afirmó que la economía está empeorando, mientras solo 14 por ciento ve las cosas de manera positiva. Tanto el desempleo como el costo de vida, son factores que influyen en una calificación tan ácida.

Por su parte, el FMI no ahorró calificativos. Según el comunicado expedido por la entidad multilateral con sede en Washington, “los directores ejecutivos felicitaron a las autoridades por la adopción de un sólido marco de política económica y la aplicación de medidas oportunas, que facilitaron un ajuste ordenado de la economía a una combinación de choques internos y externos”.

Puesto de otra manera, la opinión del organismo es que, a pesar de las circunstancias adversas, creadas por el desplome en los precios del petróleo y otras situaciones, nos comportamos relativamente bien, y nuestra suerte supera a la de otras naciones de la región. Además, determinaciones difíciles como la reforma tributaria de diciembre pasado, prueban que estamos haciendo la tarea.

Tales palmadas en la espalda no le dicen mucho al ciudadano promedio, cuyo talante pesimista viene en alza desde hace meses. Desde la percepción de corrupción hasta coyunturas locales complejas como la de Bogotá, todo influye para que el lente con el que se mira el país sea oscuro. Pero el respaldo venido de afuera no es despreciable. Más grave sería si nos rajamos acá y allá.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado