Opinión
1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
Brújula

Recuperando algo de terreno

En lo que atañe a las manufacturas, el acumulado todavía muestra un saldo en rojo pequeño, pero la tendencia es esperanzadora.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
Opinión
POR:
Ricardo Ávila
mayo 03 de 2017
2017-05-03 09:06 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

No fue motivo de gran sorpresa el comunicado del Dane de ayer, según el cual las exportaciones colombianas en marzo registraron un alza cercana al 38 por ciento, con respecto al mismo mes del 2016. Desde hace un rato, los analistas venían pronosticando una mejora y las estadísticas oficiales corroboraron dichas expectativas.

Sin embargo, cayó bien entre los expertos que el incremento fue consecuencia de avances en los principales renglones. Puesto de otra manera, las ventas aumentaron tanto en el capítulo de combustibles y minerales, como en los de agricultura e industria.

Los motivos son múltiples. De un lado, el alza en los precios de los hidrocarburos compensa con creces la caída en el bombeo de crudo. Del otro, la mayor producción cafetera, se combina con los despachos crecientes de banano y aceite de palma.

En lo que atañe a las manufacturas, el acumulado todavía muestra un saldo en rojo pequeño, pero la tendencia es esperanzadora. Plásticos y químicos comienzan a sacar la cara, aunque todavía es temprano para saber si esos retoños verdes van a echar raíces o no.

Mención aparte merece el oro, cuya explotación formal palidece ante la presencia de la minería ilegal. Pese a las acciones de las autoridades, las exportaciones del metal amarillo crecieron 83 por ciento en el primer trimestre, algo que merece mayor atención por parte del Gobierno.

A pesar de esa mácula, el balance general de las ventas externas es positivo, con un repunte del 31 por ciento entre enero y marzo. Los 8.611 millones de dólares facturados en ese periodo no dan para recuperar todo el terreno perdido en comparación con los años de la bonanza, pero sirven para decir que lo peor parece haber quedado atrás.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado