1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Un dolor de cabeza menos

Por tal motivo, los analistas deberían recibir de buen agrado el reporte entregado por el Dane anoche, según el cual el índice de precios al consumidor tuvo un incremento de 0,71 por ciento en febrero.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
marzo 05 de 2018
2018-03-05 08:46 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Las apuestas apuntaban más alto. Por tal motivo, los analistas deberían recibir de buen agrado el reporte entregado por el Dane anoche, según el cual el índice de precios al consumidor tuvo un incremento de 0,71 por ciento en febrero. Aunque la cifra puede parecer alta, es tres décimas inferior a la registrada en el mismo mes del 2017.

Como consecuencia, la inflación acumulada se ubicó en 3,37 por ciento anual, cada vez más cerca del punto medio del rango establecido como meta por el Banco de la República. Aunque hay circunstancias estacionales que pueden afectar el comportamiento de la carestía en el futuro, no hay duda de que las cosas van por el camino correcto.

En tal sentido, aumenta la probabilidad de que el Emisor considere volver a rebajar la tasa de interés que les cobra a la instituciones financieras por darles liquidez temporal. Aunque no faltará quien exija ver primero el dato de marzo, el margen de maniobra de las autoridades es el mayor de los últimos años.

Dentro de los factores que explican lo sucedido hay que mencionar que el impacto del aumento en la tarifa del IVA se diluyó en la presente ocasión. No obstante, tal vez lo más significativo es que incluso aquellos componentes de la canasta familiar que muestran un alto nivel de indexación moderaron su ritmo. Así pasó con la educación, cuya marcha bajó en más de un punto porcentual ahora, sin desconocer que es la que mostró los mayores saltos por cuenta del reajuste en matrículas y útiles escolares.

La menor inercia también se notó en otros segmentos, con excepción del de transporte, el cual reflejó los reajustes en el galón de gasolina. En tal sentido, la inflación desaparece de la lista de dolores de cabeza, lo cual no quiere decir que se le deje de prestar atención.

Y es que hacia adelante pueden presentarse problemas con la oferta de alimentos. Pero mientras llega ese momento, es positivo que las alzas se moderen. Falta ver si eso es suficiente o no para impulsar el consumo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado