1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Un resultado en contra

Tras seis meses continuos en los cuales el resultado de la inflación en Colombia se ubicó repetidamente por debajo de las apuestas de los analistas, el martes pasado terminó la racha.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
diciembre 06 de 2017
2017-12-06 08:19 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Tras seis meses continuos en los cuales el resultado de la inflación en Colombia se ubicó repetidamente por debajo de las apuestas de los analistas, el martes pasado terminó la racha. Y es que en noviembre el aumento en el Índice de Precios al Consumidor superó de forma importante los pronósticos que apuntaban hacia una mayor moderación de las alzas.

En cambio, sucedió lo contrario. Tal como lo reportó el Dane, el aumento en la canasta familiar fue de 0,18 por ciento, una cifra superior a la del mismo periodo del 2016. Como consecuencia, el acumulado del año quedó en 4,12 por ciento, un dato que está por encima del techo del rango establecido como meta por el Banco de la República.

Las causas de la sorpresa se pueden resumir en tres. Para comenzar, la mayor responsabilidad le correspondió al segmento de vivienda, por cuenta de incrementos importantes en servicios públicos y arriendos. Tampoco ayudaron transporte y diversión, que si bien tienen un peso menor en las cuentas finales, también subieron por encima de lo proyectado. Alimentos se mantuvo estable, aunque llamó la atención el salto de la papa.

Más allá de las explicaciones, ahora la duda es lo que puede pasar en diciembre. Sobre el papel hay algo de margen, pues el año pasado tuvo lugar un comportamiento atípico en los precios. Con un acumulado del 3,69, hay espacio para quedar por debajo del 4 por ciento.

No obstante, el reajuste del 2 por ciento en el valor del galón de gasolina, debido al repunte en las cotizaciones del petróleo, dificulta las cosas. También hay dudas con respecto a si la comida seguirá tan barata como antes, ya que los reportes de los gremios agrícolas hablan de cosechas menos abundantes.

Mientras se soluciona la incógnita, lo único claro es que el Emisor se tomará una pausa en su política de recortar la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras por darles liquidez. Solo cuando quede en claro que la dinámica inflacionaria pierde vigor, seguirán los alivios. Y eso demorará un tiempo.

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado