1 / 7
Contenidos vistos este mes
Disfrute de contenido ilimitado sin costo
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese
Ya completó los artículos del mes.
Sabemos que le gusta estar informado Disfrute de acceso ilimitado al contenido, boletines noticiosos y más beneficios sin costo.
¿Ya tiene una cuenta? Ingrese Volver a la portada
Ricardo Ávila
brújula

Espíritu burocrático

Vale la pena preguntarse si el sello de una notaría, que igual puede falsificarse o alterarse con facilidad, sirve para impedir eventuales abusos.

Ricardo Ávila
Director de Portafolio
POR:
Ricardo Ávila
abril 15 de 2018
2018-04-15 04:26 p.m.
http://m.portafolio.co/files/opinion_author_image/uploads/2016/02/09/56ba4e7b94041.png

Cuando a mediados del 2005, siendo presidente Álvaro Uribe, el Congreso aprobó la Ley Antitrámites, los aplausos del público no se hicieron esperar. La disposición eliminó unos 80 procedimientos que hacían compleja la relación del ciudadano con las entidades estatales, incluyendo sellos o presentación de documentos en determinados formatos.

La política continuó durante la administración Santos, que recibió peticiones de la gente y plasmó buena parte ellas en un decreto Ley expedido en el 2012, incluyendo la eliminación del antipático trámite del certificado judicial. Asuntos relacionados con salud, servicios públicos o papeles personales se simplificaron, haciendo uso del sentido común.

Preservar los avances, sin embargo, no es fácil. La semana pasada, un comunicado de prensa de la Aeronáutica Civil informó que a partir del 26 de abril ningún menor de siete años podrá abordar un avión, para viajar dentro o fuera del territorio nacional, si no posee una fotocopia autenticada del registro civil.

Según la entidad, la disposición obedece al propósito de proteger a los niños más jóvenes y tener un mejor control de su tránsito por las terminales aéreas. Además, el organismo informó que había hecho la socialización respectiva de la medida con el fin de que las aerolíneas se comuniquen con el público y se minimicen las consecuencias del requisito.

Es indudable que un objetivo tan loable es válido. No obstante, vale la pena preguntarse si el sello de una notaría, que igual puede falsificarse o alterarse con facilidad, sirve para impedir eventuales abusos.

Más llamativo todavía es que no es claro quién intervino en la colocación de la nueva talanquera. Tras una llamada de Portafolio, la Aeronáutica dijo que esta fue solicitada por la Registraduría, que niega haberlo hecho.

Pero más allá del responsable, lo cierto es que el ejemplo demuestra que la meta de eliminar trámites da marcha atrás. Y que en la mente de muchos funcionarios se sigue creyendo que un papel adicional sirve para contener las irregularidades. Ese es el verdadero espíritu burocrático.

ricavi@portafolio.co
@ravilapinto

Nuestros columnistas

día a día
Lunes
martes
Miércoles
jueves
viernes
sábado